El Consejo de Ministros probablemente aprobará este viernes el proyecto de ley de Agilización Procesal que pretende reducir los tiempos de la justicia
El Tribunal Supremo revisará los asuntos por cuestión de cuantía que superen los 800.000 euros. No habrá recurso posible en juicios de menos de 6.000 euros.
Que la justicia española es lenta, es un tema que no tiene discusión y que en numerosos casos se ha podido comprobar. Como haya un recurso contra una sentencia, pueden pasar años hasta que se revise sólo los divorcios exprés se llevan a cabo rápidamente-. Este problema, que es cuestión de poner más medios y tecnología, se quiere solucionar por otro cauce: impidiendo recursos si el juicio es por menos de 6.000 euros, o impidiendo el acceso al Tribunal Supremo si es menor de 800.000 euros.
Esto es lo que el Consejo de Ministros aprobará probablemente el viernes bajo la terminación de proyecto de ley de Agilización Procesal y que el diario Público, ha calificado de manera acertada como reforma judicial que beneficia a los más ricos. Muchas personas, ante el dilema de protestar contra una multa por considerarla injusta, se echan para atrás por los problemas que le va a ocasionar, además del temor a que tras no ser escuchados, tengan que pagarla íntegramente, mientras que si la abonan en un corto periodo de tiempo, tienen un descuento. Pues llevado a la justicia, el tema es más grave. Si la cuantía en el juicio es menor de 6.000 euros, la voz de quien protesta ya no será escuchada. Y sólo si supera los 800.000 euros la escuchará el Tribunal Supremo. Hasta ahora el límite estaba en los 150.000 euros, y de esta manera, sólo los ricos o las grandes empresas tendrán posibilidad de acceder a esa última instancia, por lo que la justicia para todos, se convertirá, por desgracia, en justicia para unos pocos.
Andrés Velázquez
[email protected]