El proceso de desinversión de Gas Natural Fenosa ha concluido

 

Recuerda que en el conflicto con Argelia nos jugamos la tercera parte de la cuota de gas español, con el Medgaz, el 50%. Buenos resultados de GNF pero el problema sigue siendo la deuda surgida por la compra de Fenosa a Florentino.

Junta General de Accionistas de Gas Natural Fenosa, la gasera y eléctrica del grupo Caixa-Criteria, en breve Caixa-Bank. Lugar: Barcelona, en la mañana del jueves, 14 de abril.

Los resultados son buenos, pero con una deuda añadida de 19.000 millones de euros, producto de la compra, paso previo de Unión Fenosa a Florentino Pérez, el último pelotazo del hombre del jefe de Mouriño. Eso supone una deuda consolidada, contando la de EUFER, de cerca de 19.000 millones de euros. Programa de reducción paulatina del apalancamiento pero, ojo, el consejero delegado, Rafael Villaseca, asegura que "el proceso de desinversión de activos ha concluido". Eso sí, esa misma mañana se hacía pública la central de ciclo combinado de Arrúbal (La Rioja) a la norteamericana ContourGlobal, por 258 millones de euros. Pero eso ya estaba previsto. Lo que quiere decir el Ceo de GNF es que no habrá venta de activos en Iberoamérica, pues ése era el rumor.

Otro asunto polémico: el segundo gasoducto del Magreb, ya casi operativo -es decir que los argelinos pueden vender gas en España y hacia los mercaos europeos- bueno, decir que esto sólo ocurre en España. Dependemos de Argelia en un 33% para nuestro aprovisionamiento y ese porcentaje accederá al 50% cuando el Medgaz sea totalmente operativo.

Ningún país europeo hubiese permitido que su suministro de gas, materia prima estratégica, dependiera en tal porcentaje de una sola empresa, estatal, que, además, ha llevado a los tribunales a Gas Natural y a Repsol, dicho de otra forma, a los suministradores de energía en España, y que pretende encarecer el combustible que pagamos todos los españoles. Y encima se lo ponemos fácil.

Porque esa es otra, a pesar de los rumores de que las negociaciones van por buen camino, lo cierto es que el laudo favoreció a los argelinos de Sonatrach y que no se ha llegado a ningún acuerdo para judicial.

En definitiva, el suministro de gas continúa dependiendo de una dictadura magrebí, abonada a los golpes de Estado y a la inestabilidad permanente. Eso sí, al frente de Sonatrach ya no está el ínclito Jalil, un personaje peligroso que quería presidir Argelia, ferozmente antioccidental y que ahora se encuentra en arresto domiciliario por presunta corrupción. El hado nos ayuda.

Además del apalancamiento, Gas Natural Fenosa tiene otro problema mayor, común a todo el país. Lo diré en palabras del propio Villaseca: "La tercera parte de la energía que se produce en España está subsidiada". Las famosas renovables no serían rentables si no fuera por las subvenciones del Estado que, además, generan un déficit de tarifa que ya alcanza los 21.000 millones de euros que, como recuerda el propio Villaseca, pagamos todos los españoles.

Cifra para echarse a temblar: entre el carbón y las renovables se llevaron 7.700 millones de euros en 2010, y el déficit de tarifa y supera los 21.000 millones de euros.

Esa subvención a las muy ecológicas renovables, especialmente a la energía solar, así como al muy contaminante carbón nacional, provoca que las centrales de ciclo combinado, o quema de gas para obtener electricidad, estén funcionando a la tercera parte de su capacidad. Sin comentarios. 

Eulogio López

[email protected]