• Hasta aquí hemos llegado. El presidente de la entidad se ha cansado de que las juntas se conviertan en una batalla campal.
  • Y es que, aunque más breve que la de 2013, la junta celebrada este viernes ha vuelto a ser una cuestión de orden público.
  • Objetivo número uno de Goirigolzarri: pagar dividendo en 2015. Es una manera de devolver las ayudas a los contribuyentes.

Si en 2013 la Junta General de Accionistas de Bankia duró más de seis horas y contó con más de 100 intervenciones, la de 2014 ha sido, por así decirlo, la mitad. Unas tres horas con 60 intervenciones. En definitiva, se ha tratado de una junta mucho más llevadera para el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri (en la imagen).

Sin embargo, Goiri ha respondido a los que no han cesado de increparle durante todo el discurso. Concretamente, cuando le han llamado mentiroso al referirse a los que se han beneficiado del arbitraje de preferentes. "Yo no miento cuando doy estos datos", les ha respondido. Ha sido la primera vez que lo hace: se ha cansado de que las juntas sean una cuestión de orden público.

En cualquier caso, Goiri ha afirmado que el 76% de los preferentistas que se han presentado al arbitraje ha contado con un informe positivo. Estamos hablando de 140.000 personas, que recuperarán todo el dinero de su inversión en preferentes y en deuda subordinada, una vez que finalice el proceso de arbitraje, cosa que sucederá, presumiblemente, en los próximos días.

Durante su intervención, Goiri ha manifestado su deseo de pagar dividendo en 2015. "El reparto de dividendo es muy importante, porque es un elemento adicional para devolver las ayudas a los contribuyentes", ha señalado.

Pablo Ferrer

[email protected]