• Tras reducir la retribución por la distribución de la luz, Endesa se apunta a una menor inversión en la red.
  • Además, pide al Ejecutivo que demore la solución al déficit de tarifa… a costa del contribuyente, claro.
  • Y de cara a la inminente reforma energética, avisa: "No son asumibles más medidas como las de marzo".
  • Más amenazas, esta vez al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner: Endesa se irá del Argentina si la Casa Rosada no sube las tarifas.

El del consejero delegado de Endesa ha sido un discurso plagado de amenazas. El italiano Andrea Brentan (a la derecha de la imagen, junto a Borja Prado y Fulvio Conti) ha aprovechado su intervención en la junta general de accionistas de la eléctrica para avisar al Gobierno de Rajoy: el hecho de bajar la retribución por distribuir la luz puede llevar consigo una disminución en la inversión en la red. Incluso, podría llevar a un cese total de estas inversiones.

Eso sí, para acabar con el déficit de tarifa, que según la normativa no podrá superar los 1.500 millones de euros en 2012, Brentan opina que no pasaría nada si el Gobierno eleva este tope y permite que en 2013 se produzcan más desequilibrios. "Como mucho, estaríamos pensando en añadir 1.000 millones más este año o el que viene", ha explicado. Y ni corto ni perezoso, ha añadido que el desajuste adicional tendría que estar "también avalado por el Estado".

Vamos, que da igual que el déficit de tarifa no se solucione ya, siempre y cuando sean los contribuyentes los que apechuguen con las consecuencias. O si no, ¿quién piensa Brentan que pagará el coste adicional de la financiación que supondría alargar a 2013 el problema y, además aumentarlo en unos 1.000 millones de euros? Pues eso.

Tampoco ha querido dejar escapar la ocasión para avisar -dicho finamente porque ha sonado también a amenaza- al Gobierno sobre la próxima reforma energética: "No son asumibles más medidas como las de marzo", ha dicho.

Y en cuanto al negocio de la compañía en Hispanoamérica, el italiano ha confirmado que tendrá cada vez más peso en la cuenta de resultados, aunque con una excepción: Argentina. Precisamente para el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha tenido otra amenaza: si la Casa Rosada no sube las tarifas, la eléctrica no tendrá más remedio que abandonar el país.

Pablo Ferrer

[email protected]