Estados Unidos pone fin a la prohibición que, desde hace 22 años, impide la entrada a los extranjeros con sida en el país norteamericano.

 

Una prohibición que para el presidente estadounidense, Barack Obama, estaba fundada más en "el miedo más que en los hechos". También considera que es incompatible prohibir el acceso a los enfermos de sida por el deseo de convertirse en líderes mundiales en la lucha contra esta lacra social, ya que en el año 2012 está previsto que se celebre en Estados Unidos la cumbre internacional sobre el sida, por primera vez en la historia.

Por otra parte, la ministra para el Desarrollo Comunitario de Papúa Nueva Guinea, Carol Kidu, declaró en un fórum de las Naciones Unidas realizado en Melbourne (Australia), que las religiosas, sacerdotes y misioneros católicos que trabajan en el sector sanitario, son "héroes no reconocidos" en la lucha contra el sida. Según informó la agencia Fides, un gran número de hospitales son administrados por la Iglesia Católica y gracias a la labor que se está desarrollando, el número de nuevos casos de VIH está disminuyendo.

También, la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha destinado más de 1,2 millones de euros a 131 centros de prevención y de tratamiento de enfermedades del sida presentes en 41 países.

El sida es una de las plagas más desarrolladas en universo, de modo especial en África. A pesar de los nuevos logros médicos y del descubrimiento de medicamentos eficaces, la enfermedad se cobra cada año muchas vidas.

En este sentido, resulta muy importante promover los programas de prevención para concienciar a la población de los riesgos que se derivan del contacto sexual con las personas portadoras del virus.

Según la cumbre mundial de los Ministros de Sanidad, se deben respetar "los valores humanos y espirituales" y se deben proteger "los derechos humanos y la dignidad de la persona".

Julián Marías, desde su moderación y ponderación, entendía que "la causa principal del sida es la ausencia de normas de vida sexual, que surgen del sentido común y que no coartan en absoluto la libertad del ser humano".

Clemente Ferrer

[email protected]