Su obstinación en no pasar a la reserva dificulta la fusión con A-3 TV. Sus socios de Mediapro le presionan para que ceda o se van todos a la porra. Lara exige que Contreras se convierta en un Carlotti 2, como vicepresidente sin mando, y que Silvio González asuma todo el poder. Los alemanes de RTL apoyan la fusión. Y Televisa le ha dicho no por enésima vez, a Tatxo Benet

La fusión entre A-3 TV y La Sexta podría producirse mañana mismo. Las condiciones están claras: Planeta y sus socios Agostini y Bertelsmann (RTL) se llevarían el 75% del capital frente a un 25%. La Sexta, es decir, Mediapro y José Miguel Contreras, el asesor personal de Zapatero.

No habría canal progre al servicio de La Moncloa, los ochos canales quedarían a las órdenes de Silvio González, en calidad de CEO. Contreras se quedaría como vicepresidente no ejecutivo, gemelo de Maurizio Carlotti. Y los olvidados alemanes de RTL (20% de A-3 TV) controlarían la gestión.

Y ahora viene el pero: José Miguel Contreras se niega a abandonar el cargo. Quiere compartir poder ejecutivo con González y Lara se niega en redondo. Con su actitud, el zapaterista está situando a La Sexta al borde de la quiebra; su socio de referencia, Mediapro -que anda en concurso de acreedores-, lo mismo. Pero es evidente que tendrá que ceder si no quiere llevarse por delante a la empresa.

Vamos con Mediapro, los socios de Contreras en La Sexta. A la empresa de Roures se le ha ocurrido otra idea genial: si no pueden sacar La Sexta a Bolsa podrán sacar la matriz, Imagina. Una tontería porque el mercado no está para bromas y porque el activo de Imagina es La Sexta, que es una ruina.

Los mexicanos de Televisa preguntan por qué Tatxo Benet vive tan bien y ellos viven tan mal en España. Benet viajó a México la pasada semana para convencer al principal accionista de La Sexta, Televisa (40%), que ni manda ni cobra, de que no abandone el barco. Alfonso de Angoitia, vicepresidente de Televisa, volvió a mandarle a paseo… nuevamente.

Y es que si La Sexta está al borde del colapso financiero, lo de Mediapro no marcha mejor. No sale del concurso de acreedores, RTVE le quita las mañanas y España Directo (unos 20 milloncejos). Digital Plus le arrebata los derechos de retrasmisión del fútbol y le sigue reclamando 135 millones de euros por un juicio ganado. Vamos, como para echar a correr.

Al parece, los negocios del zapaterismo mueren con Zapatero.

Miriam Prat

[email protected]