Todo parece indicar que José María Roldán ha sido cesado como director general de Regulación del Banco de España. Roldán ha sido muchas cosas, pero sobre todo se le conoce como la mano derecha de Rodrigo Rato en la Vicepresidencia económica del Gobierno Aznar.
Una de sus grandes obras, desde el Banco de España, asesorado por Uría y Menéndez, a la sazón Cándido Paz Ares (en la imagen), fue el invento de las fusiones frías de cajas de ahorros.

Resultó genial: De 50 cajas de ahorros había cuatro o cinco entidades podridas y cincuenta sanas. Al final, mezclando las buenas con las malas, conseguimos que se pudriera todo el cesto y, encima, tuvimos que pagarle, entre todos los españoles, el saneamiento del conjunto.

España se ha cargado su gran obra financiera: las cajas de ahorro. Algo parecido, sólo parecido, ocurrió en Estados Unidos con los 'saving bank'. Cuando desaparecieron, por dejarse manipular por los bancos de inversión, comenzó la orgía especulativa que acabó en la crisis financista en la que nos encontramos.

Lo mismo cabe decir de España ahora que van a desaparecer las cajas de ahorros con la horrorosa norma de las cajas-fundación, actualmente en tramitación parlamentaria. PSOE y PP unidos para crear un oligopolio de bancos –probablemente cuatro o cinco- que habrá deglutido a las cajas y creado un sistema financiero al que le sobra, no la mitad de la plantilla, sino el 90%. Cada vez serán menos los que tengan acceso a los servicios bancarios y los bancos han dejado de ser el soporte financiero de empresas estratégicas, contribuyendo al páramo industrial en el que se ha convertido España.

Eulogio López
[email protected]