Las víctimas de ETA exigen "que entreguen las armas, que la banda se disuelva y que se pongan a disposición judicial"

 

La organización terrorista ETA anunció ayer el "cese definitivo" de su "actividad armada", aunque con condiciones: "El reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a la voluntad popular deben prevalecer sobre la imposición. Ese es el deseo de la mayoría de la ciudadanía vasca".  

Los asesinos de ETA tuvieron el cinismo de decir: "La lucha de largos años ha creado esta oportunidad. No ha sido un camino fácil. La crudeza de la lucha se ha llevado a muchas compañeras y compañeros para siempre. Otros están sufriendo la cárcel o el exilio. Para ellos y ellas nuestro reconocimiento y más sentido homenaje". O sea, que ellos -los asesinos- han puesto los muertos. Ni una sola mención a las víctimas de ETA durante 40 años, ni muchos menos de petición de perdón.

El vicepresidente de la AVT, José Marco, superviviente de un atentado en Zaragoza en el año 87, ha hablado para Hispanidad: "Para nosotros el comunicado de ETA es decepcionante una vez más. La banda terrorista sigue imponiendo su terminología, sus condiciones, sus normas, intentando marcar el paso a la democracia española".

Respecto al párrafo del abandono definitivo de la violencia, Marco recordaba que "a lo largo de más de 40 años la banda terrorista nos tiene acostumbrados a que sus treguas indefinidas, sus altos el fuego permanentes no son tales. Tienen un concepto bastante distinto de esos adjetivos que el que tenemos el resto de ciudadanos. Para ellos, un alto el fuego indefinido lo es hasta que deciden asesinar de dos tiros en la cabeza a una persona o una tregua es permanente hasta que deciden poner una bomba y matar a personas inocentes. Por eso, nos tomamos con muchísima precaución este comunicado".

En opinión de Marco, el propio comunicado es "un delito en sí mismo, porque hace auténtica apología del terrorismo. No menciona en absoluto a las víctimas del terrorismo, sin embargo sí que homenajea a los terroristas que a lo largo de todos estos años han estado intentando asesinarnos o asesinándonos".

El vicepresidente de la AVT advertía: "La democracia todavía no ha vencido a ETA, lo que exigimos las víctimas del terrorismo es que entreguen las armas, que la banda se disuelva y que automáticamente se pongan a disposición judicial y se entreguen porque hay más de 300 asesinatos por los que nadie ha sido juzgado y muchos más heridos que siguen sin saber quien les sometió a esa tortura porque no ha habido juicio".

Respecto a las declaraciones del ex ministro del Interior del PP, Jaime Mayor Oreja, advirtiendo que si ETA no logra sus objetivos políticos, volverá a las andadas, marco le daba la razón: "Es lo que se desprende de su comunicado. A pesar de que hablan del cese definitivo de la violencia, ellos siguen haciendo de guardián vigilante para que todo se haga según lo van exigiendo. En las instituciones vascas, por desgracia, ya están, ya nos la han colado, ya se ha puesto a Bildu que es un grupo que apoya el terrorismo y siempre lo ha apoyado".

Es más, advertía el vicepresidente de la AVT, "como no hagan bien los deberes los fiscales, los jueces y los políticos que nos están gobernando, en las próximas elecciones generales es probable que tengamos un partido político que represente a la banda terrorista ETA. Y eso habría que mirárselo porque no es una victoria de la democracia ni del Estado de derecho".

Las víctimas del terrorismo, en definitiva, recuerdan que ETA no ha terminado, o sea, que es "una apariencia de final sin final", como decía Mayor Oreja.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]