Hay graciosillos y listillos. Los primeros son más llevaderos, por inocuos. Entre los segundos figura Pablo Motos, la estrella del programa estrella de Antena 3 TV, El Hormiguero. El pasado jueves 29 la estrella del espacio fue Leo Bassi, otro que ha encontrado un chollo en la blasfemia, como a todo aquel a quien no se le ocurre nada para epatar a una sociedad informativamente saturada y entonces se dedica a blasfemar.

La última hazaña de Bassi tuvo como promotor al mencionado Pablo Motos: una patochada adolescente con escarnio del Santísimo incluido. Ya hay quien ha lanzado una campaña para contarle a don José Manuel Lara, presidente de Antena 3 TV y del grupo Planeta a qué se dedican sus estrellas televisivas.

Que Leo Bassi es un injuriador profesional no hace falta decirlo. Que el Motos se apunta a un bombardeo con tal de mantener la audiencia, tampoco. Ahora bien, que José Manuel Lara (en la imagen), que es el primer y máximo responsable del entramado, no diga esa boca es mía es algo que empieza a molestar. Al menos, que luego no adopte el tono solemne al que nos tienen acostumbrados los señores de la prensa. El mismo tono solemne que emplea el tuercebotas de Bassi para justificar sus cristófobos eructos.

Lo cierto es que Antena 3 TV se parece cada vez más a Tele 5, es decir, a la telemierda. A lo mejor es que si Roma conquistó Grecia pero Grecia conquistó culturalmente Roma, es La Sexta quien está telebasurizando a la absorbente Antena 3 TV. Sería bueno que José Manuel Lara viera sus dos teles: Antena 3 TV y La Sexta.

Eulogio López

[email protected]