• La medida afecta a la división de Infraestructuras, el negocio tradicional del grupo.
  • La dirección justifica el ERE por la caída de la actividad en obra civil.
  • Los sindicatos critican que la situación no justifica la medida: la empresa presentó beneficios en el primer semestre del año.
  • Además, denuncian los sueldos de los directivos, por encima de los 250.000 euros anuales.
  • Juan Entrecanales -tío del actual presidente- le acusa de haber abandonado el sector constructor para dedicarse a la energía verde.

La labor que está realizando José Manuel Entrecanales al frente de Acciona está cosechando críticas por doquier. Y no es para menos, sobre todo después del anuncio de un ERE que afectará a 1.142 empleados de la división de Infraestructuras de la compañía, esto es, alrededor del 30% de la plantilla. Vamos, que se carga lo que era su negocio tradicional, junto con el de servicios.

Los sindicatos CCOO, UGT y USO, han explicado que, en principio, el ERE supondrá el despido de 294 trabajadores y la suspensión o reducción de jornada para los restantes 850 empleados. Sea como fuere, las negociaciones están todavía abiertas. Asimismo, los sindicatos han anunciado movilizaciones y paros parciales de cuatro horas diarias entre el 20 y el 22 de agosto.

En cualquier caso, la dirección de la compañía ha justificado la medida por la significativa caída de la obra civil. Sin embargo, los sindicatos han denunciado que la empresa obtuvo 80 millones de euros de beneficio en el primer semestre de este año. Además, han criticado duramente el hecho de que "los directivos cobran sueldos y prebendas por encima de los 250.000 euros anuales".

A todo esto, en el seno de la familia existen discrepancias, sobre todo entre Juan Entrecanales y su sobrino, el presidente actual de la empresa, José Manuel Entrecanales Domecq (en la imagen). De hecho, y como ya publicamos en Hispanidad, Juan acusa a José Manuel de haber abandonado el sector constructor y de servicios para dedicarse a la energía verde, que vive de las subvenciones públicas.

Miriam Prat

[email protected]