Este profesor de la Universidad de Navarra ha sido nombrado miembro de la Academia Pontificia para la VidaEl vicedecano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, Jokin de Irala, ha sido nombrado recientemente miembro correspondiente de la Academia Pontificia para la Vida, fundada por el Papa Juan Pablo II en 1994, que tiene como objetivo promover el progreso de los estudios sobre los principales temas de la bioética y del derecho, relativos a la promoción y defensa de la vida.

En 1983, Jokin de Irala y otros jóvenes estudiantes de la Universidad de Navarra, fundaron la asociación 'Jóvenes Pro Vida de Navarra'. Desde entonces, ha participado activamente en organizaciones no gubernamentales que promocionan la investigación y la divulgación de la educación y orientación familiar, la educación afectivo-sexual de los jóvenes y la planificación familiar natural.

En declaraciones a Hispanidad, De Irala ha valorado su nombramiento: "Es para mí muy emocionante, además de una responsabilidad y un reto tanto a nivel profesional como por mi condición de católico. Me ilusiona contribuir desde mi actividad diaria como científico y profesor universitario al arduo trabajo de estudiar e investigar sobre diferentes cuestiones que afectan a la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural.

En la sociedad actual, a veces se toman decisiones sin tener en cuenta lo que aporta el conocimiento científico. Un ejemplo claro de esta situación es la desorientación que existe sobre cuándo comienza la vida humana a la vez que hay datos suficientes que demuestran que la fecundación es el momento a partir del cual empieza a desarrollarse una vida humana en el seno materno. Es un honor para mí servir a la Iglesia católica  en esta tarea porque, como tiene vocación de universalidad, acaba siendo una ocasión de servir, a través de ella, a toda la humanidad. Cuando era un joven universitario, recuerdo que al leer a Karol Wojtyla me llamaba la atención todo lo que decía sobre el amor y la sexualidad y decidí entonces dedicar mi vida profesional a estos temas. Por eso digo ahora que es para mi un honor pertenecer a una academia que fundó Juan Pablo II".

Preguntado por si sabe en qué cuestiones puede aportar su conocimiento, ha señalado: "Lo primero que tendré que hacer es presentarme a los demás miembros de la academia en su encuentro anual en Roma, el 21 de febrero. A partir de entonces habrá que ver cuáles son los objetivos que se plantean para luego definir cuál puede ser mi papel concreto de servicio a la Academia. Al ser Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública,  y al haberme especializado en epidemiología, es decir, en metodología de la investigación, en Estados Unidos, pienso que reúno condiciones interesantes para ayudar a plantear estudios nuevos que tengan que ver con la cultura de la vida si fueran necesarios o bien para valorar en su justa medida los estudios que ya están publicados.

Ahora estoy trabajando en el campo de la Educación de la Afectividad y de la Sexualidad Humana  en un equipo multidisciplinar que se llama Instituto Cultura y Sociedad y pienso que tanto la experiencia de trabajar con personas de diferentes disciplinas como el tema concreto de la educación sexual también son cruciales en este momento en el que algunos programas oficiales de educación sexual se limitan a dar explicaciones biológicas más o menos desafortunadas a los jóvenes sin prepararles para el amor a través de una educación sexual auténticamente humana".

De Irala es doctor en Medicina por la Universidad de Navarra, doctor en Salud Pública por la Universidad de Massachusetts y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública. En la actualidad, dirige el proyecto multidisciplinar 'Educación de la Afectividad y de la Sexualidad Humana' del Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra. En ese sentido,

José Ángel Gutiérrez
[email protected]