Las investigaciones llevadas a cabo por el anglosajón John B. Gurdon y el nipón Shinya Yamanaka, distinguidos con el Premio Nobel de Medicina, padres de la reprogramación celular. Han conseguido la creación de células de idéntico comportamiento que las células embrionarias, pero sin tener que destruir embriones humanos. La academia sueca declaró que tanto Gurdon como Yamanaka "han revolucionado nuestros conocimientos de cómo se desarrollan las células y los organismos" lo que ha permitido perfeccionar los insólitos "métodos de diagnóstico y terapia".

Jhon Bertrand Gurdon, profesor del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge, manifestó sentirse "inmensamente honrado" por un privilegio tan "espectacular".

Por otra parte, Shinya Yamanaka consiguió las células madre pluripotentes inducidas (iPS), con las mismas propiedades que las embrionarias y capaces de convertirse en cualquier tipo de célula del organismo. "Seguiré investigando para poder contribuir realmente a la sociedad y a la medicina. Es un deber".

El hallazgo de Yamanaka suscitó grandes expectativas. El camino al uso terapéutico de las células madre inducidas y el modo de obtenerlas las hace arriesgadas. Recientemente, unos indagadores de la Universidad de Harvard han descubierto un método que aparta el peligro.

Un equipo del Harvard Stem Cell Institute, regido por el Prof. Derrick Rossi (en la imagen) ha divulgado un ensayo que puede permitir el uso terapéutico de las células madre pluripotentes inducidas o iPS.

Las células iPS, a diferencia de las células madre adultas, que son multipotentes, tienen la misma eficacia que las embrionarias, pero provienen de células de un organismo adulto, se pueden sacar del mismo paciente y usarlas para regenerar un tejido sin riesgo de rechazo por incompatibilidad genética.

Las células iPS fueron obtenidas por el Prof. Shinya Yamanaka que encontró los cuatro genes que determina la pluripotencialidad, y consiguió reprogramar células adultas y convertirlas en iPS.

Los indagadores de Harvard tomaron células humanas de la piel y las trocaron en pluripotentes. El método asegura generar células para restablecer tejidos, hechos a la medida del doliente y del daño.

El método Yamanaka da células madre porque los cuatro genes metidos originan las albúminas que hacen pluripotente a una célula.

La primera ganancia del procedimiento es que tolera la diferenciación de las células madre para que se truequen en células del tipo que se necesite.

Naturalmente, todavía son necesarios muchos años de indagar y ensayar. Pero es la primera vez que se ve un itinerario preclaro para llegar a aplicaciones terapéuticas de células madre inducidas. (Fuente: ACEprensa)

Clemente Ferrer
[email protected]