• Otra junta bancaria que se convierte en un problema de orden público.
  • De todas maneras, el presidente de Liberbank ha ofrecido negociación, dentro de la legalidad. Negociación que se cerrará en julio.
  • Y el que no acepte las condiciones estándar y el arbitraje, que se vaya a los tribunales.
  • Y es que Europa ha insistido al Gobierno español para que culmine de una vez el asunto de las preferentes.

Las juntas de accionistas de las ex cajas de ahorros, ahora convertidas en bancos, van camino de convertirse en un problema de orden público. Tras la de Bankia, celebrada el pasado martes en Valencia, este jueves ha sido el turno de Liberbank. Primer detalle: no han dejado entrar al edificio a partir de las 11:00 horas, una vez comenzada la junta, salvo a los periodistas que han cubierto el acto. "Por seguridad", han confirmado a Hispanidad fuentes de la entidad.

Fuera, en la calle -el Paseo de la Habana, en Madrid- unos veinte afectados de preferentes y deuda subordinada, mostraban su indignación portando pancartas y carteles, algunos, incluso, desnudos.

Pero donde estaba realmente la protesta era dentro de la sala. Más bien, dentro de una de las salas, ya que todos los accionistas que han intervenido, han sido alojados en una sala paralela a la principal, hecho que han denunciado en repetidas ocasiones y que ha permitido al presiente de la entidad, Manuel Menéndez (en la imagen), leer su discurso sin ninguna interrupción.

Eso sí, ha tenido que aguantar las intervenciones de los accionistas "forzosos", como se han definido la mayoría de ellos. "Me ha ofendido al llamarme accionista", ha señalado un afectado por preferentes. En total, más de veinte accionistas forzosos, que han manifestado sentirse "robados, estafados y humillados". Entre otras lindezas, han llamado a Menéndez "sinvergüenza con poca moral".

Incluso, más de uno ha devuelto el regalo -un bolígrafo dentro de su estuche-, alegando que lo que querían era su dinero. "Espero que el regalo que me han dado cueste 31.000 euros, que es lo que me han estafado", ha afirmado una afectada por preferentes.

Tras estas intervenciones, Menéndez ha señalado que entiende ese malestar, pero no se ha dejado intimidar: estudiará con perspectiva legal "las amenazas explícitas o veladas" que ha recibido durante al junta.

En cualquier caso, ha manifestado que tratarán de solucionar los problemas de los afectados, "en el marco legal". Marco que se cerrará el próximo mes de julio, cuando termina el plazo para el canje de productos híbridos. El que no acepte las condiciones estándar y el arbitraje, que se vaya a los tribunales. Y es que Europa ha insistido al Gobierno español para que culmine de una vez por todas el asunto de las preferentes.

Pablo Ferrer

[email protected]