Según el presidente de la Cámara, el reglamento no lo permite

El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha expulsado este jueves al diputado de Esquerra Republicana de Cataluña, Joan Tardá de la Tribuna del Salón de Plenos del Congreso de los Diputados. El motivo: hablar en catalán. 

El diputado nacionalista pretendía evidenciar lo que para él es un sinsentido, la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obliga a enseñar en las escuelas de Cataluña en castellano si un solo alumno lo solicita. Según la argumentación de Tardá, de la misma forma, él tiene derecho a habla en catalán en el Congreso. Tras ser llamado al orden en varias ocasiones por Posada, que ha tenido el detalle de reconocerle que su argumento podría incluso ser interesante, le ha hecho abandonar la tribuna porque hay "que cumplir el reglamento".  

Lo mismo le ha ocurrido a Alfred Bosch, de Esquerra, que ha alternado el catalán con el castellano en su discurso y ha sido apercibido en tres ocasiones por Posada. Pretendía evidenciar "el disparate" que supone cambiar de idioma en las aulas, y se ha mostrado muy risueño cuando ha sido expulsado de la Tribuna.

Sabino Cuadra, diputado de Amaiur por Navarra, ha tenido también su dosis de protagonismo cuando le ha tocado subir a la tribuna y ha empezado a hablar en Euskera. Jesús Posada le ha preguntado si quería hacer lo mismo que Tardá, y entonces Cuadra, ya en castellano, ha dicho que "quería expresar la solidaridad más plena con Tardá y porque el uso de nuestras lenguas no se permite en el hemiciclo".

La consejera de Educación de la Generalitat, Irene Rigau, ha anunciado que no acatarán la sentencia que establece el castellano como lengua vehicular en las escuelas  donde sólo un alumno lo pida y sus progenitores lo soliciten judicialmente. Ya ha recurrido ante el Tribunal Supremo la resolución.

Sara Olivo
[email protected]