• Confirma a la CNMV que mantiene negociaciones, muy incipientes, para adquirir la filial de TeliaSonera.
  • La lectura de ese acercamiento es claro: puede acelerar el interés de Orange para comprar Jazztel.
  • Es problema, y lo sabe Fernández Pujals, es que Jazztel es demasiado cara, pero la francesa la necesita por su fibra óptica.
  • Y TeliaSonera, mientras, ha reabierto este mismo año el proceso de venta de su filial, que cada vez vale menos.
  • Yoigo se deprecia porque no tiene una oferta convergente y necesita mucha inversión en red (4G).

Una semana después de que el director financiero de Orange España, Federico Colom, dijera con la boca pequeña que podría plantearse la compra de Yoigo si se abriera un proceso de compraventa, es Jazztel la que anuncia una "fase inicial de negociaciones" con la noruega TeliaSonera para adquirir su filial en España, o sea Yoigo (posee el 76,6%), que está también participada por ACS (17%), FCC (3,4%) y Telvent (3%). Es el modo en que el presidente de Jazztel, Leopoldo Fernández Pujals (en la imagen) lanza un órdago a Orange.

A Orange no le interesa Yoigo, a pesar de Federico Colom, sino Jazztel. Hispanidad informó la semana pasada de que, incluso, el Ceo en España, el francés, Jean-Marc Vignolles, ya tiene el permiso de París para negociar con Pujals. El problema está en la fibra óptica, que sí tiene Jazztel, y el despliegue en solitario sería demasiado lento y caro para la francesa (sobre todo después de las inversiones de Telefónica y de la compra de ONO por Vodafone).

Pero Jazztel cotiza y está muy cara para Orange. El valor de referencia de su capitalización en bolsa es de 2.700 millones de euros y los accionistas minoritarios no pueden aceptar un precio menor. El acercamiento a Yoigo, por tanto, podría acelerar el interés de Orange para comprar Jazztel.

En un comunicado a la CNMV, Jazztel "confirma la existencia de conversaciones con TeliaSonera sobre una posible operación en cuya virtud Jazztel adquiriría la participación de TeliaSonera en Xfera Móviles (Yoigo), así como, en su  caso, las participaciones de los restantes accionistas". Hay poco más: el proceso es muy incipiente y no hay términos ni condiciones.

Es cierto que TeliaSonera ha anunciado su interés en reabrir este mismo año el proceso de venta de Yoigo, pero estamos ante operador puro móvil que está atravesando dificultades en un mercado convergente. Tiene una cuota de mercado móvil del 7% y en primer semestre redujo un 58,6% su beneficio operativo. Su valor se ha depreciado en unos 300 millones respecto a los 1.000 millones que podía costar hace un año. Es posible que Yoigo siga perdiendo valor: no tiene una oferta convergente y necesita mucha inversión en red (4G).

Mariano Tomás

[email protected]