• El presidente de la Asociación Española de Fundaciones señala que de 2008 a 2012 el número de fundaciones ha pasado de 9.400 a 8.300.
  • Sin embargo, "en tiempos de crisis crecen las necesidades", por eso los beneficiarios han aumentado de 23 millones a 30 millones.
  • Todo ello, con menores recursos: los ingresos bajaron un 22%; los activos, un 13% y los gastos, un 7%. "Todo tiene un límite, depende de cada fundación", añade.
  • En su opinión, el sector fundacional debe mejorar su capacidad de financiación, por ejemplo, aumentando los incentivos y favoreciendo así el micromecenazgo.

Curiosamente el sector fundacional español en los años de la crisis ha ganado en profesionalidad y eficacia, pero no ha sido fácil. Lo más loable es que las fundaciones han conseguido "mantener 200.000 empleos", a pesar de haber tenido menos ingresos, activos y gastos, según afirmó el que fuera vicepresidente de la Fundación Telefónica y actual presidente de la Asociación Española de Fundaciones (AEF), Javier Nadal (en la imagen), en una entrevista para la revista Consejeros.

Menos recursos y por tanto, menos fundaciones, pues no todas han logrado superar esta situación. Según un informe correspondiente al periodo 2008-2012, hemos pasado de 9.400 fundaciones a 8.300. Sin embargo, el número de beneficiarios ha hecho lo contrario, pues ha aumentado de 23 millones a 30 millones, "en tiempos de crisis crecen las necesidades", ha explicado Nadal. Es decir, más trabajo, pero para menos. Además hay que destacar que en la lenta reestructuración del sector también se han dado algunas fusiones, pues a veces siendo más grandes o trabajando juntos, las dificultades se afrontan mejor.

Todo ello sin olvidar que los recursos entre 2008 y 2012 han sido cuantitativamente menores. En concreto, los ingresos bajaron un 22%, algo "preocupante", añade Nadal, pues "nos estamos comiendo parte de nuestras reservas y activos". Estos últimos también han visto como su cuantía se reducía un 13%, al igual que la de los gastos, que ha descendido un 7%. "Todo tiene un límite, depende de cada fundación", puntualiza.

En su opinión, el presidente de la AEF considera que el sector fundacional debe mejorar su capacidad de financiación, pues atraviesa por un tercer embudo que sólo se solucionará con nuevas regulaciones, tal y como sucedió con los dos anteriores y las normas de 1994 y 2002. En concreto, Nadal es partidario de que se aumenten los incentivos fiscales, para favorecer y aumentar las aportaciones del sector privado.

En España estos se sitúan en el 25% para las personas físicas y en el 35% para las personas jurídicas, lejos del 60% y el 70%, respectivamente que tienen en Francia. La reforma fiscal, aprobada el pasado jueves en el Congreso y que entrará en vigor el próximo 1 de enero, sólo contempla algunas mejoras, pero insuficientes. Entre ellas, contempla que los incentivos se incrementen al 30% para las personas físicas y al 35% para las jurídicas, si las aportaciones se mantienen durante más de tres años.  

Nadal ha comentado que el micromecenazgo es importantísimo para que las donaciones particulares "pasaran de ser el 25% al 50% o al 75%" de la financiación. En línea con el porcentaje de EEUU, donde el 75% de las aportaciones privadas proceden de personas físicas. Además ha insistido en que el Estado no es consciente del trabajo que quitan a las administraciones.

El presidente de la AEF reclama que exista un único protectorado al que rendir cuentas, en lugar de los 52 actuales. Así como que exista una homogenización a nivel europeo, eliminándose así barreras, a través del estatuto de la fundación europea "que se está debatiendo", ya que "necesitamos un nuevo marco para poder crecer", concluye.

Cristina Martín

[email protected]