En estos días se está difundiendo una campaña publicitaria de la Cruz Roja, para recaudar fondos, bajo el lema: "terremoto tsunami accidente nuclear". "A pesar de ser un país desarrollado hoy Japón está al borde del abismo y necesita toda nuestra ayuda".

 

Este desastre natural nos debe llevar a cavilar hasta dónde llega nuestra solidaridad con el país nipón y si somos capaces de sostenerla más allá de lo que dure la noticia.

Por otra parte, los famosos se comportan solidariamente con los más necesitados. La solista libanesa Nayla Tahan, con la Asociación Cultural Fenissia, inauguró un recital en protesta por las minas antipersonas. También el ex jugador canadiense de hockey, Eric Lindros, forma parte de la lista de los famosos solidarios, elaborada por The Giving Back Fund. Y la popular presentadora de televisión, Oprah Winfrey, se convirtió en la presentadora de televisión más generosa, al donar 50,2 millones de dólares.

En segundo lugar se sitúa el músico "Herb" Alpert quien concedió 13 millones de dólares para la lucha contra el analfabetismo, seguido de la cantante y actriz Barbra Streisand, que entregó 11 millones de dólares destinados a la lucha contra el sida.

El cuarto puesto ha quedado en manos de Paul Newman, quién donó 10 millones de dólares a Kenyon College, mientras que su colega Mel Gibson dio 9,9 millones de dólares a la Iglesia de la Sagrada Familia en Malibú, California.

La cantante colombiana Shakira, a través de su Fundación América Latina Acción Solidaria (ALAS), intenta ayudar a los más de 32 millones de chiquillos hispanoamericanos, que subsisten en unas condiciones infrahumanas.

Entre los deportistas que apoyan la solidaridad sobresale el tenista suizo Roger Federer que beneficia a la niñez más frágil y desnutrida de Sudáfrica. Los futbolistas también se adhieren, los brasileños Pelé y Ronaldo, el portugués Cristiano Ronaldo y el italiano Tarti, ayudan a los chiquillos indigentes de los países subdesarrollados.

Por otra parte, Julia Roberts, ha creado un vestido de alta costura cuyas ganancias se designarán a la institución (Products) RED, organizada por Bono de U2, para sufragar la lucha frente al sida en el continente africano.

Para ser solidario hay que tomar una firme determinación: apoyar las exigencias del bien común. Es decir, el bien de todos, vivir la solidaridad con toda la Humanidad y, de modo especial, con los mortales más necesitados, hoy en día con el pueblo japonés. 

Clemente Ferrer

[email protected]