Napolitano crea gobiernos a dedo y en Chipre roban los depósitos. En Italia se falsea la democracia y en Chipre se cargan la propiedad privada. Esta Europa es formidable.

El insigne Giorgio Napolitano (en la imagen) ha decidido nombrar un Gobierno de notables, donde lo más notable es el nombramiento a dedo de los mandamases por el mandamás jefe del Estado. ¿Se imaginan que en España SM el Rey nombrara a los ministros No, no digo que influyera en su nombramiento sino que los nombrara. Por supuesto con carácter transitorio y ante la inoperancia de los partidos políticos, naturalmente.

Partidos de donde Napolitano procede, claro está, aunque ahora se adorne con las vestes de la autoridad arbitral, ecuánime, de presidente de la República. Y esto lo hace un comunista que lleva viviendo de la política desde 1953, en que fue elegido diputado por el PCI. El susodicho cuenta 87 abriles, que es la mejor edad para renovar el sistema. Años atrás fue el cómplice de Angela Merkel a la hora de defenestrar a un Berlusconi que llevaba demasiado tiempo en el poder: mucho menos que él, claro está, y al que saca 11 años. Nombró a un tecnócrata llamado Mario Monti, salido de todas las organizaciones del Nuevo Orden Mundial (NOM): banca de inversión, Trilateral, Birdelberg, Fundación Rockefeller e Instituto para las Relaciones Humanas Tavistock (uno de los más desconocidos y más peligrosos instrumentos del NOM: manipulación de mentes pura y dura).

Pues bien, la barrabasada de Napolitano era retratada así por nuestra televisión pública, ya saben, la del PP, en boca de su corresponsal en Roma: "Jaque a los inmovilistas. Napolitano ha vuelto a dar una elección de altura". Y tanto que de altura. Es que da vértigo. Así muere la libertad: con un gran aplauso.

Aunque el responsable no es Napolitano sino el IV Reich de Ángela Merkel. Pulula por ahí un grabado donde aparece Hitler enseñando y adoctrinando a "Angelita". ¿Por qué será

En resumen, este estadista de altura es el que nombró a un tecnócrata como primer ministro, sin pasar por las urnas, donde posteriormente fracasó. Ahora aplaude el Gobierno de Sabios -joe con la sabiduría- de doce hombres sin piedad que se disponen a laminar la democracia parlamentaria. Eso sí, por tiempo definido, sólo como una excepción a la regla de las urnas. Ya se sabe que en materia de autoritarismo no hay nada más permanente que lo transitorio.

Y en paralelo, en Chipre se roba. En Hispanidad fuimos los primeros en decirlo, aunque ahora lo repite toda mente sensata que pulule por Europa: los depósitos son sagrados, las inversiones no. Pues bien, el IV Reich ha metido la mano en el bolsillo a los chipriotas y les ha robado sus depósitos. Pero no se apuren: eran los depósitos de los oligarcas rusos. Claro, por ahí se empieza.

Cuidado con la deriva de Europa bajo la égida germana: vamos hacia el totalitarismo.

Eulogio López

[email protected]