Gran escándalo, conmoción, aspavientos varios. Resulta que han hallado una fosa con 800 niños cerca de un orfanato en Irlanda, orfanato regido por religiosas católicas.

Hablamos del periodo 1925-1960. Toda la prensa se hace eco del escándalo y nos recuerda que las pérfidas monjas atendían a madres embazadas y madres solteras... que daban a luz en condiciones deplorables, concluye el muy conmocionado Miguel Ángel Idígoras, corresponsal, quien achaca la tragedia a que las susodichas monjitas trataban a las madres como unas perdidas, que daban a luz en pésimas condiciones y malcuidaban de los hijos.

Vamos a ver: ¿por qué las madres solteras acudían a las monjas si las maltrataban de aquella forma A lo mejor era porque las maltrataban menos que el reto del Estado y de la sociedad irlandesas, o porque eran las únicas que estaban dispuestas a ayudarlas, en un momento en que la 'seguridad social' apenas existía en una Irlanda pobre. Y si Irlanda es pobre es porque los ingleses la machacaron todo lo que pudieron y algo más, pero dejemos eso.

En un país que había sufrido las mayores hambrunas de Europa, una futura madre, sin recursos, una madre abandonada por todos, empezando por el cabrito que le había dejado embarazada, buscaba la ayuda que solo la Iglesia podía prestarle. Mejor dar a luz en condiciones precarias que en la calle. Porque si el Estado irlandés hubiese atendido a esas 'perdidas' seguro que no se habrían visto obligadas a acudir a las religiosas y consagradas católicas.

Y si los niños del orfanato estaban desnutridos, a lo mejor era porque la congregación del Bon Secours no daba abasto para atender tanta necesidad. Hacía lo que podía... y no lo hacía nadie más.

Sí, es evidente que a un muerto, niño o adulto, no se le debe enterrar en masa, y mucho menos en una fosa común. Pero cabe pensar que, en esas condiciones de miseria, a lo mejor es que las muy monjas tuvieron que elegir entre preocuparse de los vivos que podían salvar y no de los muertos que no habían podido salvar.

Pero no: es un escándalo, fruto la  perversidad de curas, monjas y otro tipo de consagrados/as católicas.

Oiga, me parece estupendo que, como se han adelantado a solicitar varios obispos irlandeses, se investigue todo lo que pasó. Pero mucho me temo que, si se parte de estos prejuicios, las conclusiones de la rigurosa investigación ya están... prefijadas.

Porque aquí partimos de una pregunta primera y prioritaria: ¿por qué los católicos que regían el orfanato de marras decidieron dedicar su vida a atender a quien nadie más quería atender ¿Para maltratarles Pues hija, para eso no te metes a la congregación del Bon Secours.

Eulogio López

[email protected]