El ataque tiene lugar en el contexto de la moderación emprendida por el nuevo presidente RohaniMujeres guardias de seguridad han golpeado a las dos hijas del líder opositor reformista iraní Mirhossein Musavi y han mordido a una de ellas después de que éstas visitaran a su padre, que se encuentra bajo arresto domiciliario, según ha denunciado una de ellas a través de su cuenta en Facebook.

Musavi, que tiene problemas de salud, se encuentra bajo arresto domiciliario desde principios de 2011, cuando convocó marchas en solidaridad con la 'Primavera árabe'. Es decir, que era un reformador, algo a lo que se opone el radical régimen fundamentalista iraní.

Y eso, encima en un momento en el que el nuevo presidente de Irán, el moderado Hassan Rohani, ha iniciado una etapa de, al menos, una mayor acercamiento a EEUU, país que se opone al viejo programa nuclear iraní.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]