Los israelíes advierten a los norteamericanos que el tiempo se acaba, pero Obama no quiere meterse en el avispero iraní

 

Decíamos ayer que el Gobierno israelí se había cansado de esperar y que había dado un ultimátum a Washington: hay que destruir las instalaciones nucleares iraníes y hay que hacerlo ahora, ya mismo.

Ahora, la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha lanzado su informe y ha asegurado que los israelíes tenían razón: que el proyecto nuclear iraní persigue una bomba atómica. De inmediato, el presidente Ahmanideyad ha pasado de la mentira a la amenaza: ahora ya no niega su interés en el armamento nuclear: ahora dice que si destruyen las instalaciones borrará a Israel del mapa.

En el entretanto, Obama y Sarkozy bostezan y se quejan de Netanyahu. Esto sí que es un problema

Miriam Prat

[email protected]