Barack Obama (en la imagen), hombre políticamente correcto, no quiere enviar tropas a Irak. Hace bien. Ya sabemos cómo acabó la invasión de Irak porque su antecesor, George Bush, se empeñó. 

Sí, lo fácil es sacar las tropas de los cuarteles y lo difícil volver a meterlas. Lo fácil, en la guerra del siglo XXI, es matar moscas a cañonazos. Es decir, hacer lo que hizo Bush: meter a un ejército en un país en guerra civil. Lo difícil no es que la invasión triunfe, sino pacificar el país conquistado.

Ahora bien, Obama también se resiste a ayudar a Irak a detener a los islámicos en su avance hacia Bagdad con bombardeos aéreos o desde los buques de guerra. Y probablemente debería ayudar al primer ministro iraquí, Noiri Al-Maliki, un tipo que no ha sabido tender la mano a los vencidos de Sadam Husein. Si los islámicos toman el poder en Irak aprovecharán para comenzar sus aberraciones habituales y tendrán a su disposición el ejército y el petróleo del país. Además, así podrían obligar a Al Maliki a tender la mano hacia los sunitas perdedores, no todos terroristas islámicos. Por ejemplo, a asegurar la libertad religiosa, también la de los cristianos iraquíes, un concepto -el de la libertad religiosa- que a Obama parece importarle un pimiento.

Es cierto que Occidente debe expandir la libertad, sobre todo la libertad religiosa, sin destruir vidas y haciendas desde el aire. No se democratiza un país bombardeándolo. Pero también lo es que cuando el islam terrorista se convierte en Ejército que da la cara, entonces sí que ha llegado el tiempo de que un ejército se le oponga. Obama y Europa, no lo olvidemos, deberían tomar parte por el actual régimen iraquí. Que los islámicos tomen el poder en un país tan relevante es como para echarse a temblar.

Obama es cobarde y prisionero de su propio discurso pacifista del Nuevo Orden Mundial (NOM). Y esa cobardía provoca que los fanáticos se envalentonen.

En cualquier caso, el Occidente cristiano debe apoyar a los cristianos a quienes en Siria se "asesinan como animales".

Eulogio López

[email protected]