• Afirma que José Castro busca un protagonismo personal en este caso y critica su lentitud: "No puede tener un proceso de instrucción abierto perennemente, poniendo en solfa la dignidad de personas".
  • Pujalte ha realizado una encendida defensa de la Monarquía que contrasta con las manifestaciones de Cristina Cifuentes y Jesús Posada.
  • Y mientras, Rosa Díez pide al Gobierno que deje actuar al magistrado.
  • Valenciano, en la misma línea, ha pedido neutralidad a la Corona ante el caso Nóos e ICV pide mayores controles para acabar con la opacidad de la Monarquía.
  • El presidente del Supremo se pone impertinente frente al Príncipe y le recuerda en un discurso "que todos somos iguales ante la Ley".
  • La Infanta Cristina y su marido siguen unidos frente a la adversidad, según el abogado del duque, Pascual Vives, que no defenderá a la Infanta por no considerarlo adecuado.

El portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Economía y Competitividad del Congreso, Vicente Martínez-Pujalte (en la imagen), ha sorprendido a propios y extraños con unas declaraciones muy duras contra el juez José Castro, instructor del Caso Nóos. El diputado del PP ha afirmado este jueves que "algunas de sus actuaciones (del juez) responden al objetivo de aumentar su protagonismo personal" en lugar de "saber la verdad con prontitud".

Pujalte, en contra de las manifestaciones de otros miembros de su partido, como Jesús Posada, que ha pedido que la Justicia prosiga su curso, o Cristina Cifuentes, quien ha recordado que todos somos iguales ante la Ley, ha reprochado a Castro su lentitud a la hora de instruir el proceso.

Ha defendido Pujalte, en la entrevista que ha concedido a Radio Nacional de España, el papel de la Corona, y ha señalado que es contradictorio que todos los periódicos recojan en su portada la noticia de la imputación de la Infanta cuando "nadie sabe de qué se le acusa".

Ha resaltado la contribución de la Monarquía al turismo de Mallorca. Pujalte ha señalado que "si, según el juez Castro, no se puede usar el nombre del Rey, a lo mejor no se puede usar el nombre del Rey para decir la Copa del Rey, ésta de los barcos que se celebra en Mallorca y que le da un prestigio a Mallorca todos los años".

Las declaraciones de Pujalte añaden más confusión a la situación actual y dan más argumentos a quienes argumentan que la imputación y el recurso de la fiscalía podría ser una maniobra pactada para salvar el prestigio de la justicia e incluso beneficiar, a largo plazo, a la Familia Real.

No parece ser de esa opinión la enteradísima Rosa Díez, de UPyD, que ha pedido al Gobierno que deje actuar al juez "sin interferencias", y ha cuestionado la decisión de la Fiscalía Anticorrupción de recurrir la imputación de la Infanta, por considerar que tiene "toda la pinta" de que lo que pretende es protegerla.

Por si esto fuera poco, el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Gonzalo Moliner, ha mostrado una actitud absolutamente impertinente en un acto público presidido por el Príncipe en el que le ha recordado, un día después de la imputación de su hermana, la importancia de "la independencia, la imparcialidad y la igualdad en la aplicación de la Ley" para ganarse la confianza de la ciudadanía. Sus palabras han sido pronunciadas durante la entrega, este jueves, de despachos de la carrera judicial en L'Auditori de Barcelona.

La izquierda española se ha mostrado absolutamente crítica con la monarquía. Gaspar Llamazares ha pretendido extender la sospecha a otros miembros de la Familia Real al afirmar que la Casa Real debe dar explicaciones porque "Nóos no es el caso Urdangarín" sino "el de la Casa Real". Por su parte, ICV ha pedido controles para acabar con la opacidad de la Monarquía. Las declaraciones de Joan Coscubiela a RNE están en consonancia con las de Carme Chacón, quien señala que a la Corona le conviene entrar en la Ley de Transparencia.

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, ha pedido este jueves a la Casa del Rey que sea neutral ante la imputación de la Infanta Cristina en el 'caso Nóos' y, "deje actuar a la Justicia para que se haga justicia", unas declaraciones mucho más agresivas que las de Alfredo Pérez Rubalcaba, quien se limitó a pedir "respeto" para las decisiones judiciales. En los dos partidos mayoritarios hay quien juega a 'poli bueno' y a 'poli malo' con la Monarquía.

Esta misma mañana, el abogado de Iñaki Urdangarín ha desmentido cualquier rumor en torno a la solidez del matrimonio formado por los duques de Palma.

Pascual Vives ha declarado a los medios de comunicación que ha visto a la Infanta y a su marido muy unidos: "He visto a ambos muy unidos contra la adversidad, de lo que pase ahora y pueda pasar en el futuro". Al ser preguntado qué era lo que le preocupaba a Iñaki Urdangarín más, si su imputación o la de su esposa, ha respondido que "no son comparables". También ha anunciado que no se hará cargo de la defensa de la Infanta al no considerarlo "adecuado".

Sara Olivo
[email protected]