La compañía salva 2010 gracias a las ventas internacionales

 

Al igual que otras compañías, Indra ha encontrado en el exterior las ventas que no encuentra en España. Cerró 2010 con un beneficio de 188,5 millones de euros, un 3,6% menos que en 2009 debido sobre todo a las reestructuraciones. Las ventas aumentaron en su conjunto en un 1,7% a pesar de la caída del 3% en España. Los sectores de transporte, telecomunicaciones y servicios financieros presentaron crecimientos de doble dígito al tiempo que la defensa supuso un lastre, afectada por el recorte del presupuesto en España. La compañía espera que esta área mejore ligeramente en 2010.
Mariano Tomás
[email protected]