El Ministerio de Trabajo brasileño ha iniciado una investigación contra la compañía después de que un proveedor haya sido acusado de utilizar esclavos

 

El imperio de Inditex se ha visto zarandeado en los últimos días en Bolsa después de la aparición en los medios de comunicación de una investigación que ha emprendido el Ministerio de Trabajo de Brasil contra la compañía después de que un proveedor de Zara en ese país haya sido acusado de utilizar esclavos para hacer la ropa. Curioso, porque es el Gobierno brasileño el encargado de velar para que se cumpla la legislación laboral en su propio país.

Desde la empresa española se niega que se supiera este hecho, pero esta declaración no parece que haya contentado a los mercados que han castigado a la compañía textil en los parqués, registrando unas pérdidas del 8% en su valor en estos dos últimos días. Este tipo de acusaciones también las han recibido otras empresas, especialmente deportivas.

Es posible que la empresa desconociera la procedencia de ese material, pero sí parece claro que debe hacer un mayor esfuerzo por controlar este tipo de esclavitud; no tanto para no dañar su imagen, cuando por no dañar a las personas involucradas.

Andrés Velázquez

[email protected]