Médicos sin Fronteras viene difundiendo una campaña de publicidad para pedir recursos: "necesitamos tu colaboración para poder seguir asistiendo a miles de personas expuestas a la violencia, las epidemias, las hambrunas, los desastres naturales, la pobreza y el olvido".

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, tienen como meta bajar a la mitad, antes de 2015, el número de mortales que mal viven famélicas en el universo.

También, Manos Unidas, lanzó otra campaña publicitaria bajo el lema: "combatir el hambre, proyecto de todos". Cerca de 7 millones de indigentes se han beneficiado de los programas atañidos a la docencia, la higiene, los cultivos agropecuarios y la asistencia a la mujer.

Según una información de la Organización de las Naciones Unidas para Agricultura y la Alimentación -FAO- pasan hambre 923 millones de mortales, en todo el orbe.

Producen escalofríos los basureros de México, donde los desechos es la supervivencia. Guadalupe vive en una casa edificada al pié del estercolero, un revoltijo de artilugios en frágil estabilidad. Una casa atiborra de moscas donde cohabitan personas y cerdos.

También, Isabel se presentó con 14 años sin despedirse de su progenitor. Hoy tiene 40 y ha alumbrado a seis retoños. Afirma: "Sí, es un trabajo duro, pero da para los frijoles y tortillas".

Por otra parte, un sacerdote de 70 años cuida de estos seres desfavorecidos que viven en la indigencia. Le llaman el padre de los basureros. En 1989 instituyó la Fundación para la Asistencia Educativa. El misionero es sincero al aseverar que "los pobres no surgen como los hongos. Hay pobres porque hay ricos". El hedor es agrio y estridente. Es brusco y aflige.

A las ocho de la mañana oficia la Santa Misa. Concurren unos cien feligreses. Hediondos, desdentados, con la mueca de estar habituados a todo lo ruin y de no anhelar nada de la vida. Y se arrodillan sobre el suelo manchado, para consagrar el pan y el vino, mientras tintinean las campanillas.

"La desnudez del mundo indigente podría ser vestida con los adornos sobrantes de los vanidosos", afirmó Goldsmith. (Fuente: Rafael Ruiz)

Clemente Ferrer

[email protected]