• Un obispo sirio pide la liberación de las monjas secuestradas.
  • En Oms (Siria) han tenido que huir unos 100.000 cristianos, se han destruido varias iglesias y casi 3.000 cristianos han perdido la vida.
  • Ayuda a la Iglesia Necesitada inicia una Campaña de Navidad por los cristianos de Nigeria, de los más perseguidos del mundo.
Más episodios de persecución a los cristianos en el mundo. En Hispanidad los seguimos contando para dar voz a los que no tienen voz y para que el mundo sepa lo que está pasando con los cristianos perseguidos.

En la India, el arzobispo de Delhi, Anil Couto, junto con otros obispos de otras confesiones, han sido arrestados por la policía de esa ciudad por pedir la derogación del Decreto Presidencial de 1950 que legaliza la discriminación, negando la igualdad de derechos a los cristianos y los musulmanes de origen dalit. La discriminación se ha ampliado a los sijs en 1956 y a los budistas en 1982. Las minorías religiosas en la India consideran esta medida "totalmente inconstitucional", "pero los gobiernos que se han sucedido han hecho oídos sordos", dice Mons. Anil Couto. También en el pasado hubo protestas pacíficas, pero en esta ocasión, la policía "ha actuado brutalmente contra los manifestantes indefensos", dicen los cristianos, informa Fides.  

Entre los detenidos está el propio Anil Couto, los obispos protestantes cristianos Alwan Masih, Roger Gaikwad y Vijayesh Lal, líder de la 'Evangelical Fellowship of India', así como el católico John Dayal, Secretario General de la 'All India Christian Council'. Según el Padre Chinnayyan, los obispos piden que una delegación de los manifestantes sea recibida por el gobierno y el Parlamento, que está reunido en sesión de asamblea. Y se ha presentado una denuncia contra la policía de Delhi por agredir y golpear a sacerdotes y religiosas católicas.

En Siria, después del secuestro de las doce religiosas de Malula, el Metropolita sirio-ortodoxo de Homs y Hama, Selwanos Boutros Alnemeh, ha hecho un llamamiento a todas las partes para que ejerzan presión sobre los secuestradores. «Exijo la libertad inmediata de las religiosas secuestradas», dijo el Obispo el lunes en una conversación con la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada. «Hasta tal punto hemos llegado que incluso secuestran a religiosas. ¿Qué mal han hecho Esto es un crimen. Los secuestradores quieren mostrar así que no conocen clemencia alguna».

Doce religiosas sirio-ortodoxas del convento de santa Tecla de Malula, al norte de Damasco, fueron secuestradas a comienzos de la pasada semana por presuntos guerreros islamistas, después de que tropas de la oposición conquistaran esa población cristiana. El obispo subrayó que las monjas eran totalmente apolíticas y que solo se ocupaban de la oración y de obras de caridad. «No estaban a favor ni del régimen ni de la oposición. En el convento aceptaron a refugiados sin hacer acepción de la religión, también a musulmanes».

Y en relación con el paradero de los dos Arzobispos sirios secuestrados en abril, el obispo Alnemeh no pudo decir nada. «Hasta ahora no se ha podido confirmar ninguna información sobre el supuesto paradero». Hay rumores —dijo— de que solo está con vida uno de los obispos. Como paradero se indica unas veces Siria, otras Turquía. «Sencillamente: no lo sabemos», declaró el obispo, cuyo hermano en la fe, el obispo sirio-ortodoxo Mar Gregorius Yohanna Ibrahim forma parte de los secuestrados, con el arzobispo greco-ortodoxo Paul Yazidschi.

El obispo Alnemeh continuó diciendo que los cristianos están especialmente afectados por el conflicto. Solo de su ciudad episcopal Homs han tenido que huir unos 100.000 cristianos, se han destruido varias iglesias y casi 3.000 cristianos han perdido la vida.

Precisamente, Ayuda a la Iglesia Necesitada presenta el martes 17 de diciembre una Campaña de Navidad por los cristianos de Nigeria, uno de los países más letales para los cristianos en el mundo. Según AIN, la Iglesia, protagonista de la paz en el país, necesita reconstruirse y levantar las iglesias destruidas por los atentados y apoyar a los sacerdotes.

En Nigeria los cristianos viven su fe bajo el azote del terrorismo fundamentalista. Sufren atentados y persecución. Desde 2011, cerca de 800 personas han sido asesinadas, las iglesias han sufrido más de 400 ataques y ya hay más de 65.000 desplazados. Es un país preferente para Ayuda a la Iglesia Necesitada.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]