• Los sindicatos de tierra fuerzan al SEPLA a secundar los paros.
  • Las pérdidas de la compañía son de 3 millones de euros cada jornada de movilizaciones.
  • Y eso sin contabilizar el daño a la imagen de la empresa, que puede repercutir en anulación de reservas en fechas distintas a la huelga.
  • El mediador nombrado por el Gobierno aún no se ha sentado con ambas partes -empresa y sindicatos- a la vez.
  • Cuanto más dinero pierda la compañía menos van a poder obtener los sindicatos en la negociación con la empresa. Iberia perdió en el pasado ejercicio 351 millones de euros.

Este lunes ha tenido lugar la sexta jornada de huelga convocada por los sindicatos de tierra, a la cual se han incorporado ya los pilotos, principales causantes de los problemas económicos de la compañía, que hasta ahora no se habían solidarizado con sus compañeros. No han tenido más remedio que hacerlo, forzados por los sindicatos de tierra.

Según datos de Iberia se han  anulado un total de 247 vuelos de la compañía y sus afiliadas: 23 de Iberia, 85 de Air Nostrum, 16 de Iberia Express y 64 de Vueling, una compañía que está participada por Iberia y que ha sufrido el mayor número de anulaciones.

Está previsto que durante la semana se cancelen 1.300 vuelos. Los sindicatos han organizado numerosas actividades paralelas a los paros que han comenzado con la marcha desde La Muñoza a las 8 de la mañana y con llegada a Barajas a las 12:00 a la T4, donde se han concentrado, según los sindicatos, más de 8.000 personas provistas con pancartas y bocinas, en medio de un enorme despliegue policial.

Para el miércoles está prevista una concentración en la Calle Velázquez desde las 12.00 hasta las 14.00 horas. El jueves siete tendrá lugar una marcha desde Velázquez hasta el Ministerio de Fomento sobre las 20:00 horas y la traca final será el viernes. De nuevo se producirá una concentración en la T4, en el vial de autoridades, desde las 12.00 hasta las 14.00 horas.

La huelga se prolongará durante toda la semana y volverá a reanudarse entre los días 18 y 22 del presente mes. Aunque los sindicatos amenazaron con un recrudecimiento de sus posturas, la ministra Ana Pastor confía en que el mediador que ha elegido, Gregorio Tudela Cambronero, consiga acercar posturas. Tudela Cambronero, amén de catedrático de Derecho en la madrileña Universidad Autónoma, es discípulo y amigo del  asesor jurídico del SEPLA. De momento, según fuentes de la compañía, sólo se ha reunido con ambas partes por separado.

Cada día de huelga está costando a la compañía 3 millones de euros. Ana Pastor cifra en 10 millones las pérdidas, al sumar los costes directos e indirectos que originan los paros.

Pero el perjuicio que están ocasionando a la compañía los huelguistas es considerable. Los sindicatos de tierra, CCOO, UGT, USO , CTA, Vuelo Sitepla y Asetma no se avinieron a aceptar el plan que les proponía la compañía, la reducción de la plantilla en 3.147 personas frente a los 4.500 que se plantearon en un principio. Finalmente, el expediente planteado por la empresa afectará a 3.807 trabajadores.

Pero el daño económico que se está originando a Iberia va mucho más allá de las pérdidas por cada día de huelga. Los paros perjudican el prestigio de la compañía y pueden  provocar un aumento de anulaciones con la consiguiente huida de los clientes hacia otras compañías aéreas que no están todos los días en los medios de comunicación.

El periodo de negociación del ERE concluye el 14 de marzo, e Iberia pretende negociar también un descuelgue del convenio colectivo, aún vigente, que se traduciría en rebajas salariales. Es obvio que los paros repercuten en los ingresos de una empresa, que, como anunció Willie Walsh el pasado jueves, registró pérdidas por valor de 351 millones de euros en el año 2012,  mientras British, perteneciente también al grupo IAG,  obtuvo un beneficio operativo antes de partidas excepcionales de 347 millones de euros en el mismo ejercicio. Cuanto más dinero se pierda, menos van a poder reclamar los sindicatos.  

Miriam Prat

[email protected]