• Confía en superar a otras ofertas porque está en condiciones de arriesgar en precio, gracias al acuerdo con los trabajadores de tierra.
  • Eso sí, tendrá que medirse con Globalia, Swissport, Menzies y Acciona, que también 'pujarán' por las licencias.
  • La primera fase del concurso de AENA afecta a los 22 aeropuertos con menos de un millón de pasajeros.
  • La segunda fase es más importante, ya que 'entran' los cinco grandes de la red: Barajas, El Prat, Málaga, Alicante y Palma.

Iberia sabe que parte con ventaja para ser adjudicatario de las licencias de 'handling' de rampa de los 22 aeropuertos con menos de un millón de pasajeros al año. Hoy se apresurado a entregar en la sede de AENA, en el último día de plazo, toda la documentación necesaria. Ahora bien, tendrá que medirse con Globalia, Swissport, Menzies y Acciona, que también 'pujarán' por las licencias

¿Por qué Iberia se siente segura: porque, gracias al reciente acuerdo con los sindicatos de tierra -que incluye medidas de productividad, flexibilidad y rebaja de salarios (7% este año y congelación el próximo)- está en condicionar de presentar "muy buenas ofertas", según la propia compañía.

Tiene, además, experiencia. Iberia Airport Services, la división de 'handling' de Iberia, es actualmente el primer operador en los aeropuertos españoles, presta servicio de asistencia a pasajeros, rampa y/o carga en 41 aeropuertos, en los que emplea a 7.500 trabajadores.

Estamos hablando de la primera fase de un concurso de 'handling', que afecta a aeropuertos como el La Coruña, Albacete, Almería, Badajoz, Burgos, Córdoba, Granada, Huesca, León, Logroño, Melilla, Murcia-San Javier, Pamplona, Salamanca, San Sebastián, Santander, Valladolid, Vigo y Jerez, divididos en tres grupos, y La Palma licitado de forma unitaria.

Después habrá en una segunda, que afectará a la licitación de los cinco grandes de la red (Barajas, El Prat, Málaga, Alicante y Palma) y los aeropuertos de más de un millón de viajeros, que suman 16 infraestructuras. Por supuesto, Iberia tiene previsto presentarse también a esas licencias, para las que tiene de plazo hasta el verano.

AENA ha planteado en los pliegos del concurso un importante recorte sobre las tarifas máximas (de hasta el 30%) con el fin de igualarlas a las tasas reales que se aplican y para contentar a las compañías aéreas equiparando los costes al resto de Europa.

De este modo, el gestor aeroportuario pretende renovar los contratos de un proceso liberalizador que comenzó en 1994, con la entrada de un segundo agente, y la licitación de concursos en 2005, e incrementar la competencia.

Miriam Prat

[email protected]