• Justo Peral pide a la empresa que los dos días de paro, 9 y 11, le sean computados -es decir, pagados- como días sindicales, es decir, remunerados. 
  • Para el día 11 han realizado la misma petición los siguientes directivos del SEPLA: Antonio Calvo, Francisco Hoyas, José Miguel Maristany, David Ortega y Luis Tapia.
  • Y todo ello mientras el Sepla-Iberia solicita nuevas reuniones para evitar los paros.
  • En el entretanto, los clientes de 266 vuelos de Iberia tendrán que acomodarse en otras compañías o se les devolverá el dinero.

Huelguistas muy bien pagados.

El último esperpento de los organizadores de la huelga del Sepla en Iberia, ha sido pedir a la compañía que los próximos días de huelga los considere días sindicales para varios de sus directivos, empezando por su presidente, Justo Peral (en la imagen). Es decir, que quieren que les paguen esos días de huelga por la vía de considerarlos días sindicales, adicionales a los que ya disfrutan cada mes. De este modo, cobrarían hasta estando en el paro.

Para entendernos: organizan la huelga, la ejecutan, obligan a la compañía a cancelar cientos de vuelos, pero pretenden que la empresa les pague el salario íntegro. No parece que Iberia vaya a aceptar tamaño despropósito, entre otras cosas, porque los sindicalistas del Sepla siempre pueden utilizar los días sindicales que tienen asignados, 55 días al mes, para repartir entre los delegados de la sección sindical.

De hecho, para 1.500 pilotos, en Iberia hay 11 delegados sindicales, cuando si se aplicara la ley en sentido estricto les corresponderían 3. A cada delegado le da Iberia 5 días al mes para labores sindicales, que ellos se distribuyen como consideran oportuno y para lo que estimen conveniente, sin que la compañía entre a valorar el uso que hacen de dichos días.

La petición ha sido formulada por Justo Peral para los días 9 y 11 de enero. Para el día 11, además de Justo Peral, Antonio Calvo, Francisco Hoyas, José Miguel Maristany, David Ortega y Luis Tapia.

Y todo ello mientras los clientes de 266 vuelos se ven obligados a reubicarse en otras compañías o bien a solicitar que les devuelvan el dinero y anular el viaje.

Y lo más curioso: el Sepla insiste en seguir negociando para "evitar la huelga" que, naturalmente ellos no desean. Ahora bien, si todavía creen posible desconvocar los paros, ¿por qué sus dirigentes ya piden que se les pague?

Miriam Prat

[email protected]