• La aerolínea, presionada por British Airways, se niega a retirar el recurso y tensa las relaciones con el Ejecutivo.
  • Bankia, primer accionista de IAG, espera instrucciones.
  • Y el enfrentamiento alcanza también a César Alierta, consejero de IAG mientras Vázquez es vocal de Telefónica Latam.
  • Y la subida de tasas aeroportuarios tampoco ayuda.

 

El laudo de Jaime Montalvo reconoce el derecho de Iberia a montar Iberia Express pero la letra pequeña liga las condiciones laborales de sus pilotos a los de la matriz. Eso supuso que Antonio Vázquez, presidente de IAG (en la imagen), impugnara el laudo, lo cual, no gustó a la ministra de Fomento, Ana Pastor, quien, encima ha diseñado mal la subida de tasas y aprobado un pequeño caos: ¿qué pasa con los clientes que compraron billete antes del 1 de julio para después de esas fechas? ¿Tendrán que pagar un sobreprecio?

En cualquier caso, Pastor había decretado laudo de obligado cumplimiento y ahora resulta que es Iberia, no el SEPLA, quien lo impugna. Desde Fomento le aconsejaron a Antonio Vázquez que no impugnara el laudo, posteriormente, que retirara la impugnación. Vázquez se negó y entonces ha comenzado la batalla. Vázquez asegura que cumplirá el laudo, pero lo impugnará pues está en su derecho.

Entre otras cosas porque Vázquez sufre la presión de sus socios de British Airways para que no ceda.

El conflicto ha llegado hasta Telefónica porque Alierta es consejero de IAG y Vázquez de Telefónica Latam. Pero el conflicto más importante está en Bankia, principal accionista de IAG que espera instrucciones del Gobierno. En primer lugar porque es propiedad del Estado, en segundo lugar, porque está claro que está abocada a vender sus participaciones industriales. Ahora bien, que el Ejecutivo Rajoy no desea que venda es, precisamente IAG. Si lo hace, la britanización de IAG puede resultar definitiva.

Miriam Prat

[email protected]