• Acusa a la ministra Pastor de alentar reducciones de plantilla en empresas y bancos públicos mientras se ensaña con Iberia.
  • Según la aerolínea, el mismo Gobierno que cierra líneas en RENFE exige a Iberia que mantenga rutas aéreas deficitarias.
  • Asimismo considera que, tanto Pastor como su colega, José Manuel Soria, han comprado las tesis de los pilotos, responsables de que las pérdidas de Iberia en 2012 superen los 300 millones de euros.

El presidente de Iberia, y de AIG, Antonio Vázquez (en la imagen), se ha entrevistado repetidamente con la ministra de Fomento Ana Pastor tras el anuncio del plan de reconversión de Iberia, conocido, sobre todo, por su medida de reducir la plantilla en 4.500 personas, casi un 25% de la misma.

Las primeras conversaciones fueron bien pero ahora el asunto se ha torcido, especialmente desde que los pilotos del SEPLA contrataran a la oficina de Llorente y Cuenca como 'asesores'. Tanto Pastor como su colega, el titular de Industria, José Manuel Soria, han arremetido contra la Dirección de la compañía, tanto por el cierre de rutas como por la reducción de plantilla.

En Iberia hablan de doble rasero. Y ponen ejemplos, empezando por las empresas públicas. AENA, empresa pública, se dispone a despedir a 1.200 trabajadores en peores condiciones que Iberia, con 20 días por año trabajado, reforma laboral en estado puro.

El caso de Paradores también resulta emblemático para el presidente de Iberia. Despidos y cierre de establecimientos o reducción de los tiempos de apertura.

Bankia, banco nacionalizado -y también podríamos citar a Novagalicia Banco y Catalunya Caixa- echará en principio 6.000 trabajadores, reducidos por el momento, pero siempre con una dirección apoyada por el Gobierno del rescate bancario y tras haber costado un dineral al erario público.

Otro ejemplo que Iberia ha repetido ante Fomento es el que más duele a la ministra Pastor: RENFE, de su negociado, cierra líneas y reduce empleo -y cierra FEVE-. Sin embargo, a Iberia se le prohíbe clausurar La Habana y Santo Domingo, ambas deficitarias.

Lo mismo podríamos decir de las empresas privadas, tan privadas como Iberia, a quien el Gobierno no ponen en solfa cuando se ven obligadas a hacer reducciones de plantilla: Telefónica, Santander o, ahora mismo, Vodafone España.

Asimismo, en Iberia replican al Ministerio que están en plena negociación con los sindicatos de tierra y con los pilotos (con éstos, harto difícil). Además, las condiciones en las que marcharían los 4.500 empleados de Iberia -ahora 3.800- son mucho mejores que los de las compañías públicas. Primero, porque son prejubilaciones y hasta ahora prejubilaciones con el 80% del salario y revalorización anual del 2% anual.

En definitiva, en Iberia acusan a los ministros Pastor y Soria de haber comprado las tesis de los pilotos del SEPLA, a los que Vázquez acusa de ser los principales responsables de que Iberia pierda en 2012 una cifra -todavía no es definitiva- superior a los 300 millones de euros.

Pilotos que han presentado su nuevo plan, fieles a su idea de ser ellos quienes dirijan la compañía. Y es que, como asegura un consejero de Iberia a Hispanidad, "los pilotos de Iberia me recuerdan aquello de que 'cuando alguien predice que va a llover acaba teniendo razón'. Sólo que éstos, además, y por si acaso no llueve, abren la manguera encima de toda la compañía".

Una última espina de Vázquez: la subida de tasas decidida por el Gobierno que se niega a la reducción de costes, supondrá, según cálculos de Iberia, unos 50 millones de euros más durante 2013.

Miriam Prat

[email protected]