Ambas compañías han firmado un acuerdo de colaboraciónSeat ha informado este jueves de que ha cerrado un acuerdo con Iberdrola por el que ha cedido uno de los vehículos de prueba eléctricos a la compañía eléctrica.

En concreto, la marca automovilística ha entregado un Altea XL Electric Ecomotive, el primer coche español 100% eléctrico. En los próximos meses, está previsto que la energética también se ponga al volante de un híbrido enchufable, León TwinDrive Ecomotive, en el marco de este proyecto de colaboración. De esta manera, la compañía eléctrica se adhiere a la segunda fase de pruebas de flota que Seat ha puesto en marcha para optimizar las prestaciones de los eléctricos.

El director comercial de Iberdrola Aitor Moso, ha recibido el prototipo dinámico en la sede de la compañía energética en Madrid de manos del vicepresidente de Relaciones Gubernamentales e Institucionales de Seat y del Grupo Volkswagen en España, Ramón Paredes. Al acto también asistió el gerente de Instituciones del Automóvil de SEAT, André Koropp.

Moso ha señalado que esta iniciativa servirá a Iberdrola para conocer más a fondo el comportamiento de este tipo de vehículos. "De la mano de una empresa puntera e innovadora como es Seat, podremos dar nuevos avances para mejorar los sistemas de recarga de los coches eléctricos y continuar ofreciendo soluciones que contribuyan a hacer realidad la movilidad eléctrica, con modelos de negocio innovadores y sostenibles".

Ramón Paredes ha señalado que la gestión sostenible de Iberdrola incide en el objetivo final de las pruebas piloto de Seat: "Iberdrola es una compañía con fuertes valores medioambientales en todas sus actividades. Por ello, su participación en la fase de evaluación fortalece el significado del proyecto de electromovilidad de Seat, que pretende contribuir a mejorar  la calidad del entorno a través de la movilidad sostenible y la reducción de emisiones de CO2".

Seis empleados de Iberdrola participarán voluntariamente en la prueba piloto, cada uno de ellos durante tres meses a lo largo de 2013. En este tiempo, el Centro Técnico de Seat recibirá información acerca de la velocidad, aceleración, estado de la batería o hábitos de recarga. Los datos técnicos, junto con las valoraciones y sensaciones personales de cada conductor, ayudarán a evaluar el rendimiento de los eléctricos y detectarán posibles áreas de mejora antes de iniciar la fabricación en serie.

En esta segunda fase de cesiones de vehículos eléctricos a flotas de empresas e instituciones, en la que ya colaboran otras organizaciones como Endesa o El Port de Barcelona, Seat analiza el cambio en los hábitos de conducción respecto a la los coches con motor de combustión.

Andrés Velázquez
[email protected]