El de Inditex aún tiene clavada la espina de Fenosa pero no les gusta el papel de socio financiero. Galán busca sustituir a las cajas de ahorros (16,5%) por nuevos accionistas. Rato ha prometido a Galán que no venderá su paquete a ACS. Preocupa menos la BBK, que aún puede aguantar la participación (7,2%). Eso sí, Florentino Pérez se enfrenta a una deuda creciente y peligrosa

Es la batalla eterna de Pérez -Florentino Pérez- contra Sánchez -Ignacio Sánchez Galán-. De entrada, expectación ante los resultados que ACS presentará en dos días a los analistas: la deuda de la constructora, metida en la aventura por desbancar a Galán, se ha disparado. Eso implica refinanciación apresurada. Además, veremos lo que ocurre cuando entre en vigor la supresión de blindajes (enmienda Florentino), el 1 de julio. Sí, Pérez lo hará valer, pero se enfrenta a la sentencia del juzgado bilbaíno que considera que ambas empresas son competencias. Por tanto, Pérez no podría participar en la gestión de Iberdrola, ergo, no podría entrar en el Consejo aunque su participación estatutaria así se lo permite. Podrá votar, eso sí, según su accionariado, no más.

En cualquier caso, el peligro de Galán se acrecienta desde que el pasado viernes 18, el Ejecutivo Zapatero decretara el fin de las cajas de ahorros. Esto supone que muchas cajas se verán obligadas a vender sus participadas industriales para poder recapitalizarse, según las draconianas e innecesarias exigencias del ejecutivo en este proceso de nacionalización encubierta, más bien una verdadera desamortización de las cajas de ahorros. Con un caradura inmensa, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, respondía a una pregunta de Hispanidad sobre la venta forzosa de participaciones empresariales por parte de las entidades de ahorro, con la afirmación de que las cajas eran muy dueñas de capitalizarse como consideraran conveniente. Es decir, les obliga a una capitalización exagerada y rapidísima pero no les obliga a vender activos industriales. ¿Y de qué otra forma podría conseguir el dinero necesario?

Y ahí es donde entra Galán. Una decena de cajas de ahorros poseen el 16,5% de Iberdrola. Puede que la BBK pueda aguantar su participación histórica en Iberdrola, que ahora alcanza el 7,2% del capital, pero es dudoso que el Banco Financiero y de Ahorro pueda prescindir de la venta de su 5,7% de Iberdrola, unos 2.000 millones de euros, siendo que el BFA tiene que captar o refinanciar -si se hacen bien las cuentas- 20.000 millones de euros.

Eso sí, según fuentes de Caja Madrid, Rodrigo Rato no apoyará a Florentino Pérez y ha prometido a Galán que no venderá a manos enemigas. Pero es que esta promesa coincide con la urgencia de Iberdrola de colocar ese 16,5% -ya veremos qué hace BBK, en principio deseosa de quedarse en Iberdrola- por lo que ya se ha puesto a buscar caballeros blancos, tiburones buenos que sustituyan a las cajas como núcleo de referencia en la primera eléctrica de España. El primer consultado es el socorrido Amancio Ortega, aunque no por la vía Inditex, naturalmente, sino por la vía Puente Gadea. Eso sí, Amancio Ortega tiene ya bastantes problemas internos con la sucesión y sin comprar algo quiere mandar. Ahora bien, aunque, me dicen en Inditex, ha torcido el gesto, al hombre más rico de España, rebosante de liquidez, aún tiene clavada la espina de la compra frustrada de Unión Fenosa cuando Emilio Botín le engañó... con Florentino Pérez, ahora empeñado en conquistar Iberdrola. Eso sí, no le gusta el papel de socio financiero. Y, me comentan, La Xunta de Galicia, con Núñez Feijóo a la cabeza, no vería con malos ojos la entrada de su empresario más potente en el sector eléctrico.

Por ahora, sólo un planteamiento. Pero la puerta está abierta.

Eulogio López

[email protected]