• Eleva al antiguo director de Iberia que más ha apoyado los planes de British contra la antigua aerolínea de bandera española.
  • De este modo, podrá seguir manteniendo que IAG es anglo-española.
  • Pero lo cierto es que IAG comprará aviones para British y para Vueling mientras se los niega a Iberia, que sigue reduciendo rutas.
  • Primera consecuencia: Barajas continúa depreciándose como aeropuerto.
  • Y, por cierto, aumentan los vuelos de American Airlines desde la T4.

International Airlines Group (IAG) ha convocado Junta General de Accionistas Extraordinaria para el próximo 26 de septiembre, en Madrid. En el orden del día está el nombramiento del español Enrique Dupuy de Lòmé Chávarri (en la imagen) como consejero ejecutivo del grupo. Es el nuevo truco del consejero delegado, Willie Walsh, que le permitirá seguir hablando de IAG como un grupo anglo-español.

Pero la realidad es bien distinta. Para empezar, Dupuy, antiguo director financiero y de estrategia corporativa de Iberia, tras la fusión con British Airways pasó a ser el director financiero de todo el grupo. Desde el principio se ganó la plena confianza de los británicos. No en vano, fue el que más apoyó los planes de British contra la antigua aerolínea de bandera española.

Pero es que además, IAG comprará aviones para British y para Vueling, mientras que se los niega a Iberia, que continúa con su dura reestructuración y con la reducción de rutas. Oiga, si tanto interés tiene en que Iberia remonte el vuelo, no le quiete rutas, déle aquéllas que tengan más tráfico y dote a la aerolínea de aviones nuevos y más eficientes.

Pero va a ser que no. La misma Junta del día 26 tendrá que aprobar la compra de 36 aviones para British y 62 para Vueling. Para Iberia, cero patatero.

La primera consecuencia es clara: el aeropuerto de Madrid-Barajas continúa depreciándose, sobre todo por la caída de actividad de Iberia en la Terminal 4. Por cierto, a este descenso hay que unir el aumento de vuelos de American Airlines (AA) desde la citada T4.

Lo cierto que es la aerolínea norteamericana tiene un acuerdo con IAG: yo te dejo aterrizar en los aeropuertos norteamericanos y tú en Heathrow y Barajas. Claro que ahora, tras la bajada de actividad de Iberia, AA ha ido ganando terreno.

Y sí, los pilotos de la aerolínea española tienen mucho que ver en todo esto. Nos referimos a los miembros del sindicato SEPLA, comandados por Justo Peral. Con su actitud egoísta, sus continuas huelgas en momentos clave y su intransigencia a la hora de negociar una salida a la crisis han llevado a la situación actual que Walsh ha aprovechado para desmantelar la compañía. Está claro: si Iberia ganara dinero esto no hubiese pasado.

Miriam Prat

[email protected]