Y USO encuentra notoriedad al arrimarse a los dos sindicatos mayoritarios

Comparecencia a tres bandas en las sede federal de CC.OO. y una imagen inusual. Toxo y Mendez hacían el sandwich a Julio Salazar, secretario General de USO, que, olvidando sus costumbres,  se ha sumado en esta ocasión a la convocatoria en comandita con los dos sindicatos mayoritarios, a quienes tanto ha criticado en ocasiones.

Todo es un toma y daca. USO, que siempre ha ido por libre, aporta, legitimidad y prestigio a los Comisiones y a UGT.  Como contraprestación consigue una notoriedad que no habría logrado en el caso de haber mantenido su independencia. Salazar, sin embargo,  ha hablado poco, y lo ha hecho después de Cándido Méndez y antes de Ignacio Fernández Toxo. El líder de USO ha señalado que la huelga "no es un fin en sí mismo", sino un "aldabonazo" al Gobierno para que entienda y asuma el que ha fracasado con su estrategia ante la recesión: "Si continúan con estas políticas, se producirá una nueva sangría social y la respuesta ciudadana sería en la misma proporción y más contundente, con resultados que ahora no se pueden adelantar".

Los sindicatos han calificado de éxito rotundo la huelga, con un seguimiento "superior" a la del mes de marzo, a pesar de que la caída del consumo eléctrico nocturno ha sido menor a la de entonces. El dato obedece, señalan a que "entonces regía el horario de verano y esta otra huelga la hemos hecho en invierno", una explicación no muy acertada por parte de Toxo.

Méndez, por su parte, ha manifestado que desgraciadamente, disponen de 600.000 trabajadores dispuestos a parar voluntariamente, porque este es el número de personas que han perdido sus puestos trabajo.

Más concretos se han mostrado en sus estimaciones del seguimiento, que afirman, "ronda el 80%" y añaden que ha sido, gracias al éxito obtenido en Portugal: "ha sido una huelga ibérica casi total". En las administraciones públicas el seguimiento ha rondado el 52%, en Educación pública y privada el 75% y en Sanidad y Servicios Sociales, tanto públicos como privados, el seguimiento ha sido del 56%.

De otros sectores como el ferroviario, el aéreo, transporte de carretera apenas han hablado en su comparecencia tripartita. Y ello podría indicar que las cifras de seguimiento en torno al 90% y 100% que dieron horas antes, no respondían ni de lejos a la realidad en el momento de la rueda de prensa. Sí han dejado claro que el seguimiento de la huelga entre los trabajadores de limpieza nocturna ha sido absoluto, salvo en Euskadi, donde LAB y ELA no se han sumado a la convocatoria.

Han destacado también la escasa afluencia a los comercios. Hay que recordar que los sindicatos pidieron a la ciudadanía que no comprara este miércoles en las tiendas que abrieran. Aún así, y pese al considerable perjucio que ocasionan a empresarios y autónomos con semejante petición, han manifestado su extrañeza por las incontinencia verbal sobre la huelga del presidente de la CEOE, Joan Rosell, quien ha dicho que la huelga es supone un "torpedo contra la recuperación". Para los sindicatos, el que la haya calificado de "huelga menor", y su implicación a la hora de descalificarla es un claro indicio de que el seguimiento de la huelga ha sido todo un éxito.

Andrés Velázquez
[email protected]