• CCOO denuncia tensiones entre Patrimonio y la empresa gestora.
  • El paro de dos días -viernes 7 y sábado 8 de diciembre- pretende evitar la clausura de 7 paradores y el cierre parcial de otros 25, así como el ERE que afectará a 644 trabajadores, un tercio de la plantilla.
  • La ex mujer de Rato, Ángeles Alarcó, acusada por los sindicatos de haber sustituido a los consejeros de Patrimonio que se mostraban en contra de la privatización.
  • Los sindicatos critican la escasa sensibilidad del ministro Soria, por no haber querido reunirse con ellos.

En más del 70% de convocatoria cifran fuentes sindicales el seguimiento de la huelga iniciada este viernes por los trabajadores de Paradores Nacionales y que se prolongará también el sábado. Portavoces de Comisiones Obreras auguran que puede ser muy superior, mientras la empresa no valorará el seguimiento hasta que no haya finalizado el paro. El objetivo de la huelga, según los sindicatos convocantes, es poner freno al Expediente de Regulación de Empleo planteado por la empresa, aunque las fechas de la huelga, según ha señalado la empresa, ya se convocaron en el mes de junio para protestar por la congelación salarial que arrastran los empleados durante tres años y la supresión de la paga extra de diciembre.

El ERE planteado por Ángeles Alarcó, ex mujer de Rodrigo Rato y Presidenta de Paradores implicaría el despido de 640 trabajadores, así como el paso de aproximadamente  960 empleados fijos a fijos discontinuos, así como el cierre de siete establecimientos: los inicialmente previstos serían Ferrol y Verín, en Galicia; Albacete y Manzanares, en Castilla-La Mancha; Ayamonte, en Andalucía; Puerto Lumbreras, en Murcia, y Teruel, en Aragón. Además, la compañía procederá al cierre parcial de otros 27 durante cinco meses al año. La empresa cuenta con 4.300 trabajadores en toda España.

"Se trata de una salvajada desde el punto de cultural, amén de la pérdida de puestos de trabajo que implica. Muchos paradores van a sufrir un considerable deterioro al ser cerrados durante tanto tiempo", ha manifestado a Hispanidad Antonio Ruda, portavoz de Comercio, Hostelería y Turismo de Comisiones Obreras, quien denuncia la desidia de la gestión de Ángeles Alarcó, encaminada a la privatización de Paradores, una empresa que nació bajo el reinado de Alfonso XIII para reconstruir uno de los mejores legados histórico-artísticos del mundo.  En todo este año, afirma Ruda, "no se ha tocado ni un solo menú", ni se han introducido modificaciones destinadas a mejorar la oferta de paradores para hacerla más atractiva.

Ruda señala que con este ERE "se pueden perder miles de puestos de trabajo indirectos",  al tiempo que añade que "estamos buscando el apoyo de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas de toda España porque perder un parador puede ser gravísimo para ellos". Hay más paros convocados para el 31 de diciembre y el 1 de enero.

Los sindicatos denuncian las tensiones existentes entre Patrimonio Nacional y los gestores de Paradores. Así, señala Ruda, "la presidenta sustituyó a todos los consejeros hace dos meses que disentían de la política de privatización". La empresa cuenta con 93 establecimientos hoteleros en toda España, algunos de ellos situados en Castillos y Palacios, como el Ciudad Rodrigo (en la imagen), o Monasterios como el de El Paular.

Uno de los aspectos más criticados por los sindicatos -que culpa al equipo directivo y no a la crisis del aumento de su deuda, cercana a los 110 millones de euros, con la peor cuenta de resultados de su historia- son las supuestas trampas contables llevadas a cabo para justificar el ERE. Así, según Antonio Ruda, portavoz de CCOO, "se ha imputado como gasto por obras 91 millones de euros" que no ha pagado Paradores, sino Patrimonio, en las reparaciones llevadas a cabo en Cádiz y Alcalá de Henares, "y las obras en Alcalá no han terminado", motivo por el cual el parador está funcionando al 80%.

Vamos a defender los puestos de trabajo de Paradores. El sindicato apunta que esa mala gestión se refleja en "prácticas contables indebidas" al consignar como gasto obras por importe de 91 millones en dos establecimientos, cuando tendrían que haber sido imputadas al propietario de los edificios, Patrimonio del Estado, y no a Paradores.

La empresa ha justificado la necesidad del ERE por la caída de la demanda, ya que la ocupación ha bajado desde un 70% en el 2007 a un 52% en 2012. Aseguran que si no se procede a tomar medidas inmediatas de ahorro en costes laborales, la pérdidas sumarían 139 millones en el 2013. Mientras, los sindicatos critican la escasa sensibilidad de José Manuel Soria por no querer reunirse con ellos. Reclaman salidas incentivadas o bajas voluntarias y un plan de viabilidad y gestión serio que no esté destinado a vaciar Paradores para privatizarlo lo antes posible a cualquier precio.

Ya puestos, ¿por qué no utilizar los paradores de Patrimono Nacional como aval o en pago de la deuda, como han llegado a sugerir los mandatarios finlandeses? Grecia ya ha puesto a la venta algunas de sus islas...

Sara Olivo
[email protected]