Zapatero -del que tan poco se habla hoy- ha creado escuela. Ese desastre con patas que sumió a España en la desmoralización, guerracivilismo y la miseria -no más, tampoco exageremos- ha sentado cátedra.

El zapaterismo viaja por el Mundo y se convirtió en la antítesis de los principios no negociables de la Iglesia: vida, familia, libertad educativa y bien común. (Insisto en actualizar esos cuatro con un quinto: libertad religiosa).

Si, ZP creó escuela, lo que demuestra que no sólo los maestros crean escuela. Por ejemplo, doña Cristina Fernández de Kirchner se ha convertido en un calco de Zapatero y su caca-culo-pedo-pis: aborto, homomonio, corrupción institucionalizada mediante la subvención pública, palo al cura, etc.

Barack Obama, sin duda de más altura intelectual que ZP, es, sin embargo, un calco de la demagogia zapatera: manipulación de embriones en nombre de la ciencia, aborto obligatorio, y servilismo ante la especulación financiera.

Pero a ZP le ha surgido otro alumno aventajado: François Hollande: feminismo, sodomía y ahora la "moral laica", por que "la escuela no debe limitarse a transmitir conocimientos, también debe trasmitir valores".

Es decir, Educación para la Ciudadanía y Ciencias del Mundo Contemporáneo. Es curioso, porque la progresía impugnó la educación católica aduciendo que los curas pretendían imponer la moral cristiana. Para los progres, la educación consistía en transmitir conocimientos, dado que los valores tenían una carga subjetiva. Naturalmente, como siempre, no se trataba de libertad sino de fastidiar a la Iglesia. Pero ahora resulta que no sólo hay que trasmitir conocimientos sino valores, los valores progres de Hollande.

Pero, naturalmente, quedaba el paso siguiente de la progresía, el paso lógico y liberticida: crear la propia moral. Asusta pensar lo que en nombre de la Moral Laica, evaluable y obligatoria, el señor Hollande (en la imagen) propone a los pobres francesitos: ¡que no les pase nada!

Y todo esto recuerda las palabras de Chesterton: "No se puede educar en libertad porque si se deja libertad al niño elegirá no ser educado en modo alguno". Bueno, salvo los niños tontos. Educar en libertad no es más que educar cristianamente, más que nada porque la verdad os hará libres y no la libertad os hará verdaderos, que es la majadería 'inventada' por el maestro ZP.

Eulogio López

[email protected]

.