La Nobel de la Paz permaneció quince años bajo arresto domiciliario por su oposición a la dictadura militar

En Birmania ha ocurrido algo histórico. La Liga Nacional para la Democracia (LND) ha logrado 44 de los 45 escaños del Parlamento que estaban en juego en las elecciones legislativas que se han celebrado este domingo, incluido el que corresponde a su líder, Aung San Suu Kyi.



¿Pero quién es Aung San Suu Kyi?



Aung San Suu Kyi (Rangún, Birmania, 19 de junio de 1945) es la figura emblemática de la oposición birmana contra la dictadura militar que ocupa el poder desde 1962. Desde 1989 fue sometida a arresto domiciliario por su oposición a la Junta Militar. Fue liberada el 13 de noviembre de 2010.



Durante esos 15 años ha dado sobradas muestras de un temple y valor extraordinarios, como por ejemplo, rechazar el exilio que se le proponía a cambio de su silencio o los intentos de la dictadura para que se exiliase chantajeándola emocionalmente. Sus esfuerzos fueron reconocidos con el premio Nobel de la Paz en 1991. Su determinación se ha basado en el ejemplo pacífico de Gandhi y en su fe budista, que le llevó a propugnar una "revolución del espíritu que se manifiesta mediante el reconocimiento de la necesidad del diálogo y la compasión por los más humildes". A pesar de estar arraigada en la tradición birmana, supo evitar las manipulaciones nacionalistas basando su lucha en "los principios sagrados de la moral", insistiendo en la necesidad de reconciliar a las etnias de su país, profundamente divididas.



El régimen aperturista del militar Thein Sein, presionado por las potencias limítrofes que apoyan a su gobierno, puso en libertad definitivamente a Suu Kyi el 13 de noviembre de 2010. Entonces, la LND (su partido político) aceptó concurrir a las elecciones legislativas de 2012, las primeras pluripartidistas libres y legales de Birmania en 50 años  celebradas el domingo y a las que concurrieron 17 partidos políticos y fueron llamados a votar cerca de seis millones de birmanos. El partido de Suu Kyi obtuvo 43 de los 44 escaños que estaban en juego.



No obstante, el legislativo birmano está compuesto por 664 escaños y más del 80% de estos los ocupan legisladores vinculados al partido que gobierna el país y militares de la cuota reservada al estamento castrense que son designados directamente por el jefe de las Fuerzas Armadas.



Pero los analistas destacan que es un hito que el emblema de la democracia birmana, la premio Nobel, se vaya a sentar por primera vez en el Congreso, después de haber ganado los comicios de 1990 sin que se lo reconocieran y de haber pasado tantos años interna en su domicilio. También se habla de su frágil salud. Y respecto a las presidenciales, para 2015, Suu Kyi tendría ya 70 años.



No obstante, el aperturismo en Birmania, poco a poco, parece claro.



Andrés Velázquez

[email protected]