Otra mujer, ahora española, que prefiere perder su vida antes que matar a su hijo. Frente a las centenares de miles de mujeres que abortan en el mundo, surgen estas heroínas del siglo XXI ante quien yo, como varón, me inclino.

Seguro que hay más casos que desconocemos pero nos bastan estos ejemplos para repetir lo de Chesterton: hemos depositado tanta responsabilidad en la mujer que no podemos sino descubrirnos a su paso: "Por eso nos quitamos el sombrero en su presencia".


Eulogio López

[email protected]