Denuncia en un informe las dificultades para combinar trabajo y familia en nuestro país, además de alertar sobre el problema de la baja natalidad

 

Ya lo vienen diciendo todos. El sistema español de pensiones es cada vez más insostenible, pero uno de los problemas con los que se enfrenta y de los que se quiere hacer poco eco es la crisis demográfica. En nuestro país nacen muy pocos niños. Pero no sólo eso. Los mayores se empeñan en no morir -gracias a Dios- y viven hasta los 80 ó 90 años.

Y este problema lo muestra este miércoles la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), en un informe presentado en París en el que señala la preocupación que existe por la baja natalidad entre las mujeres españolas, así como su baja ocupación (un 53,5%, frente al 59,6% de media de la OCDE). En este aspecto incide, según la OCDE, el hecho de que "a las familias en España les resulta difícil combinar trabajo y vida familiar".

Por eso no es de extrañar que sean los abuelos quienes tengan que ocuparse de los nietos ante la imposibilidad de que los padres puedan estar con sus hijos. Así no se puede ir muy lejos.

Andrés Velázquez

[email protected]