Tiene que salvar algunos obstáculos legales, como la ley de protección de datos

Cristóbal Montoro confía en el efecto ejemplarizante y disuasorio de publicitar los nombres de los grandes defraudadores, sean famosos o no lo sean.

El plan anunciado por el ministro de dar a conocer los nombres de los grandes defraudadores sigue adelante. Lo anunció a finales de 2012 y ya entonces originó gran controversia. Si se ha retrasado sobre la fecha prevista para su desarrollo, el mes de mayo, ha sido por las dificultades de tipo técnico y legal que conlleva.

Así, para llevar a cabo los planes de Montoro, según publica Invertia, habría que reformar varias leyes: La ley general tributaria, que prohíbe facilitar datos de contribuyentes particulares y la ley orgánica de protección de datos. Hacienda prevé que el plan esté listo este año y antes de la propuesta de la reforma tributaria que prepara el comité de expertos para febrero de 2014.

Los baremos para incluir unos nombres y no otros se basarían en la cuantía de las cantidades defraudadas y la reincidencia de los defraudadores.

Andrés Velázquez
[email protected]