Rajoy busca tecnócratas para hacer los recortes salvajes y en 18 meses, ya quemados, serían sustituidos por ministros 'políticos', los definitivos. Don Mercado Financiero exige a Rajoy que reduzca el gasto nacional en 40.000 millones, más de un 10%. Eso no puede hacerse sin tocar pensiones, sanidad y educación

El chantaje de los mercados financieros a España ha alcanzado su cénit en la mañana del vienes 18, en vísperas electorales y en pleno interregno, que ya ha comenzado, entre Zapatero y, se supone, Mariano Rajoy.

En pocos trazos: lo que el consenso de mercado está exigiendo a Zapatero es que reduzca el gasto público español en 40.000 millones de euros. Si no, seguirán atacando la deuda, que ya se lleva en intereses 30.000 millones de euros al año y subiendo, precisamente por el chantaje de don Mercado Financiero.

Las cifras, en números redondos, son éstas: España se gasta al año 120.000 millones de euros en pensiones, 100.000 millones en Sanidad, 50.000 en educación, 30.000 en paro y el resto del Estado sale por 25.000 millones. Es decir, una reducción de 30.000 millones que algunos analistas suben hasta los 50.000 es un recorte de más del 12%, contando un servicio de la deuda que sólo en intereses se lleva más que todo el coste del desempleo.

En cualquier caso, no es posible el recorte que exigen los especuladores sin tocar pensiones, educación y sanidad, por lo que todo lo que prometa Rajoy en esta materia es un engaño.

Ahora bien, al parecer, a un pueblo con cinco millones de parados no se le puede decir la verdad en vísperas electorales. Y, por tanto, tanto Rajoy como Rubalcaba están engañando a los españoles. De hecho, el previsible ganador ya tiene previsto lo que en Génova califican como el "gobierno de los bonzos". Es decir, la idea es crear un primer Ejecutivo formado, en su apartado económico, por kamikazes dispuestos a poner en marcha reformas salvajes. En año y medio, cuando la situación financiera se haya estabilizado, y, sobre todo, cuando el pueblo haya pedido su cabeza, e inmolarán por la causa. Naturalmente, eso no lo hace ningún político. Por ello, Rajoy anda a la búsqueda de tecnócratas capaces de inmolare por la causa. Vamos el Gobierno de los bonzos.

Eulogio López

[email protected]