Ha muerto la actriz Elizabeth Taylor. Cuando se encontraba en lo más alto de su estrellato, fue contratada para llevar a cabo una campaña de publicidad para una cadena multinacional de hoteles.

 

Terminada su carrera en la gran pantalla se entregó, a la lucha contra el sida que, junto a su gran trayectoria profesional, fue unido su lado humanitario. Se le condecoró por haber recaudado la cifra récord de 270 millones de euros para combatir el sida. Instituyó su propia fundación, para auxiliar a los infectados por esta lacra social, la American Foundation for Aids Research.

Se ha editado una guía sobre el sida destinada a los jóvenes. Se defiende la abstinencia, la fidelidad y prácticas solamente entre heterosexuales para esquivar a este estigma social. El empleo del condón se pone en duda. El libro ha sido publicado por la Fundación para la Investigación y Educación del Sida.

También en los Estados Unidos la abstinencia sexual entre los jóvenes ha sido eficiente ya que son menos los abortos y fecundaciones precoces. Una estrenada investigación de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades ha ratificado que cada vez se atienden menos embarazos tempranos.

Por otra parte, la Asociación Nacional de Educación para la Abstinencia, en el análisis "A win/win for taxpayers and teens", computó que por cada dólar invertido en adiestramiento para la abstinencia los ciudadanos economizan seis dólares en cuantías interrelacionadas con la fecundación y el embarazo anticipado.

El congresista republicano por New Jersey, Chris Smith, del Departamento de Estado y del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, resaltó el impacto favorable de las campañas sobre la abstinencia y la fidelidad en Uganda, Kenya y Zimbabwe.

Por último, la Secretaría de Salud del gobierno azteca comprobó la eficiencia de la abstinencia antes del matrimonio y la fidelidad después de los esponsales como procedimiento para evadir el sida.

Clemente Ferrer

[email protected]