• Mientras, el presidente del Sabadell, Josep Oliú, propone trocear Catalunya Caixa entre Cataluña y el resto: Cataluña para el Santander y el resto de la red para el Sabadell.
  • El problema es que todos los candidatos exigen ayudas públicas, sobre todo, un Esquema de Protección de Activos (EPA) y el FROB no está por la labor.

La subasta de Catalunya Caixa, ya paralizada en su día, se complica por momentos. La razón es que todos los bancos postores (Santander, BBVA, Sabadell, Popular, Kutxabank y la incógnita del Deutsche y de JC Flowers) exigen ayudas públicas, en especial una Esquema de Protección de Activos (EPA), de cara a posibles pérdidas futuras. Y el FROB no está por la labor. Con el Valencia, y tras la CAM y Unnim, y una vez concretado el rescate bancario, se considera que se han acabado los 'epas'.

Además, Josep Oliú, presidente del Sabadell propone trocear Catalunya Caixa: el Santander se quedaría con la red en Cataluña y el Sabadell con el resto.

Y entonces es cuando el ministro de Economía, Luis de Guindos (en la imagen), se ha cansado y ha lanzado un mensaje muy claro: si los postores no se conforman con lo que hay, sin exigir ayudas públicas, suspenderá la subasta y procederá a fusionar CX con Bankia.

Puede hacerlo, porque es el propietario. En ese caso, CX quedaría bajo la gestión de José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia, quien podría alargar su perímetro sin incumplir con la Troika.

Y es que Guindos se ha dado cuenta de que rescatar y sanear todo es empezar y está dispuesto a poner fin al proceso lo antes posible.

Por cierto, otra novedad es que el ministro de Economía ha tomado las riendas, de forma directa, del rescate bancario. Las continuas zancadillas del subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, tanto al Ministerio como a su superior directo, el gobernador Luis María Linde, le han hecho poner las manos en el timón. Las suyas.

Eulogio López

[email protected]