• El objetivo del mismo sería mutualizar la deuda por encima del 60% del PIB.
  • Y, naturalmente, Alemania se niega. A fin de cuentas, se trata de la verdadera unión monetaria que Berlín nunca quiso hacer.
  • Lo que preocupa en Europa son los países con el 100 por 100 de deuda sobre PIB. España, a las puertas.
  • Atención: si los tipos suben estamos perdidos.

El Gobierno español, para ser exactos el ministro de Economía, Luis de Guindos (en la imagen), y el Banco de España, han propuesto a la Comisión Europea -ahora paralizada por recambio- y al Eurogrupo, para la creación de un banco malo o fondo europeo, que lo mismo da que da lo mismo, para mutualizar la deuda por encima del 60% del PIB.

Naturalmente, antes de oficializar la negociación, y sin tan siquiera darle carta de naturaleza, según fuentes del Banco de España, Berlín se ha negado en redondo a hablar del asunto.

A fin de cuentas, mutualizar una parte de la deuda es hacer la unión monetaria, que comenzara en 1999 y cuyo principal elemento jamás se ha planteado. Su principal elemento es, naturalmente, que si existe una sola moneda común debería haber un solo Tesoro común que emitiera deuda por todos y para todos, y no 18 Tesoros públicos distintos emitiendo en la misma moneda. Y mientras eso no ocurra no se podrá hablar de unión monetaria, por mucho que repitamos lo de unión bancaria, que es otra cosa y de menor importancia. Y, naturalmente, no se podrá tender ni hacia la homogeneización de rentas ni a la homologación de rentas.

Ojo, el Gobierno español y el Banco de España no plantean tanto. Plantean algo mucho más simples: la creación de un banco malo, una especie de Sareb paneuropeo que asuma toda la deuda superior al 60% del PIB, y la iguale, es decir, la mutualice.

Y es que preocupan, no poco, los países con una deuda externa superior al 100 por 100 del PIB. España está en puertas. Preocupa porque, en lógica de buen contable, cuando uno está en esos niveles ha entrado en el círculo vicioso de la deuda. Es decir, está pidiendo dinero para pagar los intereses de sus créditos anteriores. Y el egoísmo germano no hace sino acrecentar el problema. O se mutualiza o nunca habrá unión monetaria.

Y para España un banco malo para mutualizar la deuda pública por encima del 60% del PIB sería estupendo. Estamos ya rozando el 100 por 100 y no olvidemos que cuando la deuda alcanza niveles de quiebra lo único que se puede hacer es un jubileo. En plata: condonar esa deuda.

Eulogio López

[email protected]