• Lógico, pues dispararía el coste de la reforma bancaria: Castellano pide 27.000 millones de euros. Aún más oneroso que la CAM.
  • Lo malo es que el presidente gallego Núñez Feijóo afronta unas elecciones complejas y no puede permitir la pérdida del único banco gallego. Y, naturalmente, presiona a Rajoy.
  • El gobernador Mafo encantado: así puede fastidiar a quien le echa y seguir jugando con el dinero de los demás.
  • En el sector, el más cabreado es Caixabank quien se ha comido a Girona y Cívica sin ayudas. El BBVA no, porque se compró Unnim con subvención. El Santander tampoco, porque quiere Catalunya Caixa Banc con muletas.

 

José María Castellano dirige Nova Caixa Galicia Banco (NCG Banco) y se ha empeñado en sanear y en contar con un banco gallego. Ahora, en periodo electoral, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, apoyado por Mariano Rajoy, está dispuesto a apoyar a Castellano.

Sólo hay un problema, los fondos norteamericanos, que son muy listos, exigen un esquema de protección de activos (EPA): en lugar del 80% de las posibles pérdidas que le concedieron al Sabadell para hacerse con la CAM. Y resulta que esa cantidad supera los 20.000 millones de euros: 27.000 millones de euros.

En resumen, el coste del saneamiento de NCG Banco aún resultaría más oneroso que el de la CAM. Pues bien, lo cierto es que Rajoy lo ve con buenos ojos y que, sobre todo, el vergonzoso gobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), en línea de salida, parece importarle todo muy poco: juega con el dinero de los demás y está dispuesto a aportar otros 27.000 millones de euros. A fin de cuentas, es dinero del contribuyente, no suyo.

Pero el ministro de Economía, Luis de Guindos, no esta por la labor. No está dispuesto a pagar esa cantidad. Y pensar que todo el banco tóxico podría haber costado 100.000 millones de euros, para el conjunto del sistema bancario.

Y hay más: en el sector, sólo Caixabank está cabreado con el sistema CAM y no digamos ahora con el sistema NCG Banco. La Caixa se ha comido a Cívica sin ayudas e incluso tendrá que pagar los créditos FROB (1.000 millones de euros) de Cajasol. Sin embargo, al Sabadell le han dado el premio CAM, a BBVA el premio Unnim y el Santander aspira al premio Catalunya Caixa...en las mismas condiciones, claro está.

¡Ah! Y Rodrigo Rato, naturalmente, que pagó el pasado año más de 300 millones de euros en créditos al FROB y que no ha recibido ninguna ayuda pública.

Esta vez Luis de Guindos tiene toda la razón: y no está dispuesto a ceder.

Eulogio López

[email protected]