• España se convierte en el adalid de la unión bancaria con supervisor único en Francfort, un tal Mario Draghi.
  • Eso sí, lo que se pretende no es ceder en la inspección financiera sino un más fácil acceso de todas las entidades de la eurozona al crédito.
  • No obstante queda lejos la unión monetaria, la clave del futuro financiero de la UE.

Luis de Guindos (en la imagen), ha vuelto a defender, en la reunión del Ecofin, la unión bancaria como paso fundamental para que se disipen las dudas sobre el futuro de la unión monetaria. "Estamos hablando de la unión bancaria, de la existencia de un supervisor único, de la existencia de un fondo de resolución, de un fondo de depósitos común", ha explicado.

Precisamente, en referencia al supervisor único, Guindos ha asegurado que hay países no-euro que están dispuestos a aceptar que sea el Banco Central Europeo el supervisor único. Sin duda, España ha sido y es uno de los países que más ha defendido la unión bancaria con supervisor único, un tal Mario Draghi (¿les suena?), y con sede en Francfort, Alemania.

Pero lo que se persigue con la unión bancaria es lograr que las entidades de la eurozona tengan un acceso más fácil al crédito. No se pretende, por tanto, ceder en la inspección financiera, que seguirá estando en manos de los bancos centrales de los países, aunque, eso sí, bajo las directrices del BCE.

En cualquier caso, y a pesar de la unión bancaria, queda todavía lejos la verdadera clave del futuro financiero de la UE, esto es, la unión monetaria. En otras palabras: los eurobonos. Que haya una sola máquina de hacer dinero pero 17 Tesoros distintos emitiendo deudas a precios distintos es absurdo y, además, inviable.

Andrés Velázquez

[email protected]