• García Ferreras, el desaparecido José Miguel Contreras, el esposo de Carme Chacón, Miguel Belloso y un tal Zapatero.
  • Y Jaume Roures no pierde la esperanza de sumarse a la conspiración desde su identidad "comunista y anticlerical".
  • Del 'todos con Lara' al 'todos contra Lara'… y en plena sucesión en Planeta.
  • Pero el mayor peligro para Lara consiste en que Agostini rompa su ligazón histórica.
  • Silvio González y Javier Bardají se pegan a RTL y le utilizan contra Planeta. El enfrentamiento con el resucitado Carlotti es total, pero tampoco Lara se fía de él.
  • Y que Lara no pida ayuda al Gobierno. Con Soraya desautorizada por Rajoy.

No tengo claro si se trata de una guerra civil o de una jaula de grillos, pero, en cualquier caso, lo que está ocurriendo en Antena 3 TV, Atresmedia, si lo prefieren, es un todos contra todos, en una desaforada lucha por el control del principal grupo informativo español del momento.

A ver, Silvio González y Javier Bardají, los dos principales ejecutivos, pretenden desplazar a Planeta en beneficio de Bertelsmann-RTL. Y ya ni se molestan en ocultarlo. Todo ello aprovechando el delicado proceso de sucesión en el Grupo Planeta, al que ya nos hemos referido en Hispanidad. Desde luego, no aceptan al joven Pablo Lara García como sustituto de su padre, José Manuel Lara Bosch.

Ante la rebelión de González, Lara resucitó a Maurizio Carlotti, pero ahora mismo el propio Lara desconfía de Carlotti y ni el mismo Carlotti tiene claro en qué bando está. Lo que sí sabemos es que no se habla con González y con Bardají. A fin de cuentas orgánicamente sólo es el vicepresidente.

Ahora bien, lo que nadie esperaba es que los cuatro del basket -no confundir con la banda de los cuatro- intentaran recuperar las oposiciones perdidas en A3 TV-La Sexta. Porque ya nos hemos olvidado de La Sexta de Jaume Roures y José Miguel Contreras. Y, sobre todo, nos hemos olvidado que Roma conquistó Grecia, pero Grecia conquistó culturalmente a Roma, que es lo mismo que ha ocurrido con Antena 3 TV y La Sexta: ahora la ideología -sería mucho decir el ideario- del grupo Atresmedia ya no lo lleva la pepera A3 TV sino la antifascista La Sexta.

A los cuatro del basket se les calificaba así porque jugaban, por parejas -desconozco las alineaciones- en la cancha de basket que el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero se hizo construir en Moncloa. A saber: el propio ZP, su asesor de imagen, José Miguel Contreras (en la imagen junto a García Ferreras), capo de La Sexta antes de la fusión con A3 TV, Miguel Barroso, su secretario de Estado de Comunicación y esposo de Carme Chacón, hoy de gran actualidad, y Antonio García Ferreras, ahora mismo, junto al Gran Wyoming, los dos personajes más influyentes de Atresmedia, los mismos que Lara ha utilizado contra Rajoy, especialmente desde que le cerró tres canales de TDT.

Jaume Roures no juega al baloncesto, pero aporta su identidad "comunista y anticlerical", como él mismo se define. Además, Roures siempre ha sido el gran defensor y lanzador de Carme Chacón contra Rubalcaba… y la historia se repite. Roures se ha aprovechado del zapaterismo para enriquecerse -muy legalmente, aclaro, no vaya a meterme una querella-.

En plata, los cuatro del basket, más Roures, pretenden recuperar el control de Atresmedia y cargarse a Silvio González pero, sobre todo, a Lara como mandamás, para que el zapaterismo renazca de sus cenizas (sólo que sin ZP, que ya no le necesita nadie para nada). González y Bardají también están contra Lara, pero por la vía de RTL, porque lo suyo no es una opción ideológica, sino estrictamente personal: mantener el cargo y el poder que ahora ostentan. Ahí tienen un problema: Lara tiene muy cabreado a Rajoy y Rajoy a Lara, pero el presidente del Gobierno no puede permitir que una multinacional alemana controle el principal multimedia privado español. La coña de la telebasura de Tele 5 con don Silvio Berlusconi ya es suficiente.

Pero el primer objetivo de tirios y troyanos es tumbar a Lara y, sobre todo, impedir el reconocimiento de su hijo, Pablo Lara García, como presidente y sucesor de su padre. Y si se repasa la composición accionarial de A3 TV, vemos que la clave está en que Lara siga manteniendo el apoyo de su socio permanente, y sindicado, que son los italianos de Agostini. Unos controlan el 41% de A3 TV frente a casi un 20% de RTL. Si no se rompe la alianza, también 'fascicular', Planeta-Agostini, todo irá bien.

¿Y la política televisiva del Gobierno Rajoy ¡Un éxito, señores, un éxito!

Eulogio López

[email protected]