• El Popular no pertenece ni al grupo de los grandes ni a aquellos que se han hecho grandes con absorciones más o menos financiados por dinero público.
  • Eso le honra pero afronta una reconversión más que difícil.
  • El banco presidido por Ángel Ron se encuentra más lejos que otros de poder llegar a superar la crisis del margen de intereses, pues ha conseguido un 12,8% menos que en el 2012.
  • Los ingresos atípicos de 372M€ proceden de recuperación de fallidos -130M€- más otros 242 procedentes de plusvalías de algunas ventas de activos como la Unidad de Recuperaciones Tempranas.
  • Ambas cifras se han convertido en ingresos recurrentes con los que poder mantener la cuenta de resultados en positivo.
  • Y eso sí, le sobra liquidez.

El Popular parece que no remonta. Pese a mantener en positivo su cuenta de resultados durante el primer semestre, no ha sido capaz de, cómo mínimo, conseguir una cifra de resultado similar a la del 2012. La entidad ha cerrado sus cuentas presentadas el viernes con un resultado consolidado de 171.608M€, un 2,3% menos que el obtenido en 2012.

Son momentos difíciles para nuestras entidades financieras, y para bancos como el Popular parece que un poco más. De forma inconsciente hemos establecido dos divisiones, una la de los grandes, que mantienen un estatus imponiendo su contundencia adquirida con el tiempo como el Santander, o los que están creciendo de una forma "no organica", término puesto de moda en esta hornada de cuentas. Esto es, mediante la incorporación de "náufragos del  sistema por culpa de las tormentas de las malas gestiones" como Sabadell y Caixabank,  y otra los llamados a luchar por la supervivencia,  como unas cuantas pequeñas entidades que han buscado sus pequeños huecos de negocio en este mercado tan agres

Pero nos olvidamos de unos que otrora fueron grandes entre los grandes y ahora están en tierra de nadie tratando de reconstruir su personalidad.  Aquí coloco yo al Popular, buscándose, como dice en su folleto de cuentas, un hueco mediante la especialización en PYMES.

Este tránsito es difícil pues penaliza de una forma especial los números de los balances. Así, el banco presidido por Ángel Ron (en la imagen) se encuentra más lejos que otros de poder llegar a superar la crisis del margen de intereses, pues ha conseguido un 12,8% menos que en el 2012. Sólo mantiene un ligero descenso en los gastos de explotación. Y ello a pesar de que parece que la crisis del ladrillo no le haya afectado directamente con créditos al promotor, pero la dotación para coberturas de 1.100M€ supone un buen lastre a su cuenta de

Los ingresos atípicos de 372M€  proceden de recuperación de fallidos -130M€- más otros 242 procedentes de plusvalías de algunas ventas de activos como la Unidad de Recuperaciones Tempranas. Ambas cifras se han convertido en ingresos recurrentes con los que poder mantener la cuenta de resultados en positivo.

La liquidez de la entidad parece asegurada y Popular saca pecho con la noticia de que es la primera entidad financiera Española que ha logrado emitir deuda senior y cédulas en los mercados de capitales con una respuesta positiva de los inversores internacionales. Durante estos seis primeros meses Popular ha emitido 954M€ en deuda senior y 1.295M€ en cédulas hipotecarias.

Para saltar de la división intermedia o para no descender, en la situación actual del sector se ha de ser consciente que, no solo basta con proyectos innovadores, si no también se han de cambiar las imágenes que se tienen de las entidades, y con perdón, la que yo tengo de Popular es la de un banco que parece que aún resida en los rancios edificios de la Calle Alcalá de Madrid.  En resumen, mucho potencial pero una larga travesía en el desierto.

Rodrigo de Silos
[email protected]